lunes, 5 de marzo de 2012

LA DAMA DE NEGRO: HARRY POTTER PASA MIEDO


No pertenezco a esa "horda" de fanáticos del joven mago de varita, con gafas y cicatriz en la frente. Ví la primera película y (aunque no es mala) no llegó a capturar enteramente mi atención, así que posteriormente creo que he visto la 3 (en la TV) y si mal no recuerdo la 6 en el cine (acompañando a mi hermana y a mi chica). Además, Harry Potter siempre me ha resultado bastante repelente y claro está, por extensión Daniel Radcliffe. Así que, a mi personalmente me daba algo de pereza ir a ver la nueva película de "Harry Potter". Una película de esas de miedo y terror, que tampoco me suelen llamar mucho la atención, pero que a mi chica le suelen gustar bastante. Ella es de esa "horda" de seguidores de las antiguas películas de la "Hammer" (productora inglesa de películas como Drácula, Frankenstien, etc. en los años 60) y siempre está al pendiente de películas de terror y miedo.



Pues resulta, que la película empieza (sin conocerlo) con el letrerito que te indica que está producida por la "Hammer", que después de muchos años de inactividad, parece que quiere volver a ser referente en las películas de terror. Ellos fueron los que se encargaron de realizar el "remake" de "Déjame Entrar" y aunque la original sueca es mejor que el "remake", la verdad que la versión de la "Hammer" está muy bien (sobre todo si no has visto la original). En fin, que allí estaba en el cine, con mi chica, dispuesto a ver nuevamente una película de la "nueva" Hammer.


Hay que decir que "La dama de negro" está basada en una novela y que también hay una obra de teatro que en muchos países (como Inglaterra) ha tenido años de éxito. Vuelvo y digo, que no me suelen gustar las películas del género de "terror". Considero que últimamente, este tipo de películas dejan mucho que desear en cuestiones como la historia. Buscan el sobresalto fácil, con una música que te incita a ello y siempre los personajes son tontos adolescentes. Lo mismo pensé que pasaría con "La dama de negro", por su personaje principal de Daniel Radcliffe, del que aún es difícil quitarse la imagen del mago adolescente. Pero aquí (aunque joven aún) hace de un joven padre y al principio cuesta creer que "Harry Potter" sea padre, pero después la historia te va capturando poco a poco y un logro mayúsculo, es que llegas a olvidarte de que es "Harry Potter", si no lograra eso, de seguro que muchos en algunos momentos de la película exclamarían "¡Usa tu varita mágica!" y todo arreglado.





Lo bueno, la mayoría de las veces en este tipo de películas, es la ambientación. El detalle artístico de todo en lo que se desarrolla la historia. Ambientada en una localidad inglesa a principios del siglo XX, a dónde llega el protagonista a "cerrar" un caso de "testamento" y venta de la casa, se encuentra con un pueblo lleno de personas retraídas y que (sabiendo a dónde va) no quieren que se quede en el lugar. Los niños son especialmente "sobreprotegidos" por los adultos. Lo típico de este tipo de historias. Una vieja mansión, varias muertes misteriosas (en este caso de niños) y la dificultad, que hasta llegar a la mansión "deshabitada", hay un camino entre aguas, que con la subida de la marea desaparece, dejando incomunicada la mansión del pueblo. Son alicientes más que logran que la historia se vaya desarrollando ágilmente. Como es de esperar, entre toda la adversidad hacia el protagonista, encuentra un "amigo" que le ayuda. Como siempre, y más tratándose de una película como "La dama de negro", no me gusta contar cosas de la historia más allá del "trailer" y lo que ya sabemos. El caso, es que tenemos a un padre joven, que por su trabajo, lo envían a esta localidad a encargarse de los últimos "papeles" de una difunta. Es cuando llega que nota que todos en el pueblo actúan de una forma extraña, pero es su última oportunidad de permanecer en el trabajo. Su vida se ha visto notablemente afectada por la pérdida de su esposa y madre de su hijo. Cuando llega a la mansión, es cuando empieza a percibir "presencias" extrañas, lo que finalmente le lleva a "investigar" y descubrir lo que sucede en aquella localidad.


Claro está que la película empieza con sus típicos "sobresaltos", pero después la historia va ganando en la narrativa y el suspense se va haciendo más presente, dejando los "brincos" en el asiento un poco más "relegados". "La dama de negro", tiene algo adicional, que siempre he pensado que muchas veces puede ser decisivo a la hora de catalogar a una película como "buena" o "mala", y es el final. Me pasó con "El sexto sentido" que seguramente si no hubiese sido por el "final", hoy no tendría tantos adeptos. "La dama de negro" tiene una buena historia, tratándose de terror y misterio y para mi cuenta con un mejor final. Un final que al mismo tiempo puede tener diferentes interpretaciones, según la persona. Por ejemplo mi chica lo interpretó de una forma (para mi equivocada) distinta a la mía. Pero inclusive, eso me gusto, que aunque es un final "cerrado", pues tiene la posibilidad de varias interpretaciones.


Lo más importante, es que para un actor, muchas veces supone un problema "encasillarse" en un mismo personaje. Después de ocho películas interpretando a "Harry Potter" en el cine, "La dama de negro" es la primera película de Daniel Radcliffe fuera del personaje. Yo pensaba que ese "muchachito" no daba más que para el "mago repelente con gafas", pero ha logrado que aunque en los primeros minutos (era inevitable) de la película uno ve a "Harry Potter", después se te olvida y al final terminas viendo a Arthur Kipps, interpretado por Daniel Radcliffe. Buena opción para pasar hora y media de "terror".

No hay comentarios:

Publicar un comentario