domingo, 18 de marzo de 2012

SHAME: LA VERGÜENZA DEL "SEXO"


Tenía unas grandes expectativas puestas en esta película y la esperaba ya desde hace unos meses a que estrenara en México y la verdad, es que creo que una vez más las expectativas han sido superadas por la decepción de ver una película más corriente de lo normal y más vulgar inclusive que muchas películas "porno". Y lo del vulgar lo digo, por que creo que después de hora y media, me ha contado menos de lo que me cuentan en sí, precisamente las películas "porno". Es más, a "Shame" le ha faltado para no ser clasificada como "porno", los planos explícitos de penetración. Además que lo más que me ha molestado de la película, que esperaba con un calado más dramático (en su historia, no en las interpretaciones) es que al final se torna totalmente moralista, queriendo hacer ver que personas como el personaje principal de Michael Frassbender (lo poco rescatable), deben de sentirse "sucios" y son unos "enfermos". "Enfermos" que viven en una sociedad que nos bombardea completamente con el consumo desmedido de "sexo" y "Shame" no es una excepción a la regla, es un producto más para que consumamos "sexo" y encima, lo critica como "enfermedad". No es que sea una mala película y puede llamar la atención de muchos espectadores (muchos en el cine, al acabar la película emitieron "risas" absurdas), pero a mi, personalmente me parece una historia muy pobre en contenido y algo "chapada a la antigua" en su contexto.


Se ha hablado de que ha sido una película que seguramente ha sido "olvidada" por los pasados Oscar por su temática y lo supuestamente "incomodo" de sus escenas de "sexo". Si a estas alturas, nos escandalizamos por ver como un tío se lo monta con dos "putas" o entra en un garito homosexual, con la simple intención de "curar su enfermedad" con una felación por parte de otro hombre, me parece que en verdad nos escandalizamos por lo que queremos y también nosotros mismos pertenecemos a esa falsa moral, en la que se "recuesta" la película "Shame". Yo con mis 35 me he sentido identificado con el personaje principal en muchos sentidos, claro está que no soy tan apuesto, tan alto, tan guapo y mucho menos tengo una "chorra" que se me asoma entre la entre pierna (detrás de mis nalguitas) cuando voy a mear. Pero por lo demás, puedo decir que tengo muchas cosas en común con el protagonista y no lo escondo, no lo oculto y mi chica lo sabe. Lo único que no tengo necesidad de hacer (ahora no, pues tengo una pareja estable) es estar buscando el "sexo" en cada rincón, pero soy un consumidor (bastante alto) de películas "porno" (de todo lo que pueda uno ver en internet, yo lo veo) y no me avergüenzo. También una de las cosas que siempre me ha gustado del metro (sobretodo en Madrid) es la posibilidad de coquetear silenciosamente y con la mirada y algún que otro gesto con mujeres guapas y atractivas y hasta se ha dado el caso de que después de varias veces de coincidencia en el transporte subterráneo, finalmente logras tener un contacto más allá de las miradas... En fin, que el caso es que yo (y todo aquel que me conozca bien lo sabe) soy lo que diríamos un "consumidor" de toda la oferta sexual que hoy en día tenemos tan disponible y no me considero que sufra de una "enfermedad" y es lo que me ha molestado de "Shame".



Partamos desde la base, que el protagonista es un hombre de más de 35, soltero, guapo y exitoso en su profesión (que tampoco queda claro exactamente cual es) y aún más exitoso con las mujeres. La soledad de su casa es estar metido en el internet "consumiendo" el llamado "porno" o si quiere ir más allá pagar por los "servicios sexuales" de una mujer y yo hasta ahí no veo que haya ningún problema, nada que no sea dañino, ni para uno mismo, como para los demás. Es más, inclusive el hecho de que sea un "pajero" y hasta se "pajee" en los baños de su trabajo, es algo que pertenece a su intimidad y no hace daño a nadie con ello. El problema se presenta con la llegada de su hermana que se instala en su casa, una hermana que en un principio el director (Steve McQueen) quiere presentarla como si de una antigua novia se tratara. Para mi juega toda la película con el posible incesto entre ambos (para mi es más que claro), pero lo hace de una forma muy sutil, sin llegar a "explicitarlo" por completo y viendo el resultado final, creo que le pudo más la "falsa moral" que presenta, que el hecho de que es en verdad el condicionante de su desequilibrio mental (el de ambos personajes) y no tanto la obsesión por el sexo del protagonista. La vida de ambos se ve condicionada por esa situación (casi) incestuosa y que inclusive deja patente en una parte cuando la hermana le dice algo así, como "no es culpa de nosotros, no estamos mal, es el mundo que nos rodea lo que nos ha hecho así" (más o menos). Así que claramente hace una crítica hacía un mundo saturado de "sexo", pero que no duda en "usarlo" y mostrarlo para lograr una controversia, que por mi parte no debería de haber existido.


No he visto la película anterior de Steve McQueen "Hunger" (también con Frassbender), pero "Shame" me ha dejado bastante fastidiado, por que todo lo que leía sobre ella me llevaba a pensar que vería una película "valiente" y que trataría el "sexo" en la forma, en que no siempre tiene que ser "sexo" por "amor". Tal vez, posiblemente hoy se "abusa" del "sexo" por "placer", pero es que sinceramente, el protagonista de "Shame" en su privada y solitaria vida, tiene todo el derecho de tener ese "sexo" placentero, sin tener que sentirse culpable (aquí el subtitulo de "Shame" es precisamente "Deseos Culpables"). Tal y como se presenta la historia y su desenlace, para mi la "vergüenza" es de aquel que piensa que deberíamos de vivir "sexualmente" como hace 50 años atrás. Es más, el punto más bajo en la que cae el protagonista, para saciar su "deseo", es precisamente la felación homosexual, como si fuera un "pecado" o castigo tener relaciones homosexuales. Es su adicción al "sexo" y su supuesta incapacidad de amar, lo que hace destruir todo a su alrededor. Inclusive (después de una de las secuencias más interesantes de la película) cuando decide salir con una compañera de trabajo, que cree en el compromiso, una vez que están en el momento de hacer el "sexo" (se supone que con amor), el protagonista no pude, mostrando "impotencia" y falta de "amor".



Sinceramente, me ha parecido en su contexto e historia una película de "deseos cobardes" que queda absolutamente en nada y que puede ser llamativa en su "moralina", precisamente para aquellos que de seguro repudiaran sus escenas sexuales y los planos frontales de Michael Fressbender (no se había hablado de "algo así" desde que Harvey Kietel hizo lo propio en "El Piano"). Además que me pareció en exceso lenta en muchas ocasiones, sobre todo en la parte en la que la tierna Carey Mulligan, canta "New York, New York". La interpretación es diferente a lo anterior escuchado y no esta nada mal, pero con un ritmo tan lento que añadido a unos planos estáticos y muy largos del rostro de la cantante, la hacen un poco (bastante) larga. Y así pasa con muchos planos y secuencias de la película, muy estáticos y largos, que además de no "decir" nada, tampoco provocan la "empatía" (simpática o antipática) que haría falta con los personajes. Michael Fressbender está muy bien, pero lo he visto en mejores papeles y películas. Sin duda este tío creo que la va estar "petando" en los próximos años, talento tiene (y no lo digo con doble sentido) y Carey Mulligan que no está mal, su parte más destacada es precisamente la interpretación de "New York, New York".





Le "tenia ganas" a "Shame", como se le "tiene ganas", tal vez a la chica que te cruzas en el metro, pero como muchas veces pasa, las "ganas" se "frustan" cuando finalmente la conoces (por muy buena que esté). Yo no siento "vergüenza" de cómo llevo mi vida "sexual" (ahora con amor... mucho amor). El problema no está en el "sexo", si no de que si sufres algún tipo de desequilibro mental y ahí es donde "cojea" la película "Shame" que prefiere "meter el dedo en la llaga" en lo dañino que supuestamente es el "sexo" desenfrenado y no tanto en lo que ha podido "crear" ese ritmo "sexual". Yo al menos entendí que si el protagonista actuaba así, era por un conflicto de "incesto" con su hermana (y quien sabe si algo más, como abuso sexual infantil). Eso si es un problema y no el que una sea un "consumidor" o "adicto" al "sexo", no al menos de la forma en la que lo presenta, pues no hace daño a nadie. Pero claro, yo le encuentro sentido en un posible "trauma" de "incesto", pero no sé si el resto de los espectadores lo vean así, por que la película no lo deja claro, se preocupa en hacernos sentir "culpables" por nuestros "deseos" sexuales, por los que deberíamos de sentir "vergüenza". La próxima vez me voy a "misa" y me leo la biblia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario