lunes, 30 de abril de 2012

REAL MADRID Y BARCELONA SE "LAMEN" LAS HERIDAS


Pues habrá que esperar para cantar el alirón. El Barcelona ha aniquilado a "Los Vengadores" del Rayo Vallecano dominándolos por completo y marcándole 7 goles, como los 7 puntos que aún separan al Barcelona del Real Madrid, que se ha encontrado con un Sevilla que parecía que había viajado a Madrid con alguna "resaca" y nostalgia de "Feria de Abril". El Sevilla no es lo que era y eso se nota en muchos de sus nombres que son totalmente desconocidos para la mayoría de los aficionados al fútbol. Pocos jugadores quedan (además de las bajas que sufría) de aquellos que no hace mucho postulaban al Sevilla como uno de los equipos para estar arriba. Aún puede "soñar" el Sevilla con la UEFA, pero yo lo veo casi imposible, si Michel tiene que contar con los jugadores que actualmente cuenta este equipo. Si un equipo nota la ausencia de un jugador como Gary Medel (y el Sevilla se ha resentido con su baja), es que algo falla en el equipo (sin menospreciar la labor de Medel, que es buena y necesaria). Del once titular del Sevilla en el Bernabéu había nombres casi desconocidos como Coke, Cala y Deivid. Después entraron Luis Alberto y Babá (que hará que muchos miren de "reojo" al Levante y Koné). Para mi faltaban dos nombres fundamentales, uno Medel (en labores defensivas) y el otro Manu del Moral (en labores ofensivas) y al Real Madrid le sobraba uno de más en el terreno de juego.



El Real Madrid volvió a jugar con 12 (y no lo digo por la afición del Bernabéu). Se volvía a encontrar con su árbitro favorito, "el niño mimado" de Mou, un Mateu Lahoz que si bien no se le puede achacar la derrota del Sevilla (que estuvo bastante flojo), si estuvo una vez más (para mi) con un mal arbitraje y con disparidad de criterios (según le venía en gana, para ambos equipos). En la primera parte, el Sevilla aún jugando mal, se acercó con más peligro a la portería del Real Madrid. Ni Reyes, ni Navas, ni Negredo estuvieron atinados de cara a gol. Si el Sevilla estuvo mal y presentó más peligro que el Real Madrid, pues ¿que decir del Real Madrid? Muy poco, tan sólo que CR7 supo aprovechar un fallo en el marcaje de Coke y disparar libremente a portería. Hasta ahí todo correcto, pero no se puede obviar que antes ya Mateu Lahoz se había encargado en pitar una falta inexistente de Negredo sobre Pepe en el área del Real Madrid y que pudo haber subido un gol de Fazio al marcador del Sevilla. Después en la segunda parte (soporífera y para los que estábamos despiertos a las 6 a.m. muy somnífera) Mateu volvió a liarla cuando no pitó una falta de Özil en el medio campo y que terminó con el tercer gol (bonito gol) del Madrid de Benzema. Antes el francés había marcado el segundo, cuando aprovechó otro error de Coke, esta vez al despejar el balón. Poco más del Real Madrid, con un Di María totalmente desaparecido (¿se imaginan las críticas si hubiese sido Kaká?) y que terminó jugando con Albiol en el medio del campo junto con Khedira. Kaká fue claramente el señalado de fallar su penalty e Higuaín parece que ya empieza hacer las maletas para irse a París. Este es el Real Madrid que seguramente ganará La Liga. Un Madrid que para mí ayer se volvió a ver "beneficiado" por el árbitro, que en la segunda parte salió claramente a "romper" el partido, pitando lo que le venía en gana. Özil pudo haber visto alguna tarjeta amarilla más. Granero sin duda debió de haberla visto y ser expulsado y otro que vi en exceso tirado en el área sevillista fue a CR7, que parecía buscar incansablemente el tiro desde el punto penal. Mateu debió de enseñarle la amarilla (por dejarse caer en exceso), pero claro está que eso implicaría perderse el siguiente partido por acumulación y es el miércoles contra el Athletic de Bilbao. No escucho ahora a nadie decir que Mateu es "madridista", como si se escucha a la inversa con la mayoría de árbitros de La Liga. En fin, cosas de aficiones.



Sin embargo y aunque me genere alguna que otra crítica, el Barcelona ha "doblegado" al Real Madrid, metiendo 7 goles a su rival (4 más que los pupilos de Mou al Sevilla) y ha mostrado que sea Pep o Tito, jueguen Xavi e Iniesta o Thiago y Keita, el Barcelona aún tiene mucho fútbol (a algunos le gusta más que a otros). Hoy a vuelto a dominar la posesión, también el partido y el resultado. Ambos partidos (el del Madrid y Barça) han dejado claro, que esta liga es muy desigual para conseguir el título liguero. Del Barça poco más que decir (me preocupa más el Real Madrid), tan sólo que hoy se ha "lamido" la eliminación de la pérdida de Champions y Liga, jugando al fútbol. El Madrid se ha "lamido" las heridas con un partido malo, tres goles y un árbitro benévolo para sus intereses. La otra Liga sigue su lucha por atrás (aunque el Racing de Santander ya es de 2ª) y sobretodo por Europa. El Málaga le ha ganado al Valencia y le empata a puntos en el tercer puesto. El Levante sigue empeñado de entrar en Champions y tanto el Athletic de Bilbao (que ha perdido contra el Zaragoza) como el Atlético de Madrid (ha empatado contra el Betis) han perdido la oportunidad de tener opciones más que "reales" de optar a Champions. La Liga si se resiente, así lo han padecido los tres semifinalistas de UEFA, sin embargo los dos semifinalistas de Champions han resulto sus partidos casi sin problemas (como prácticamente todo el año). Así están las cosas a falta de tres jornadas y como algo curioso, Michel después del partido ha declarado que los gestos de CR7 en el partido, con sus "controles" de balón con el 3-0 y un Sevilla claramente "impotente". A mi tampoco me gustan esas cosas, pero tampoco es para darle mayor importancia. Pero el reproche viene de un madridista de toda la vida. Puede que ahora sea un "madridista" resentido o "pseudomadridista". Lo curioso es que después en el partido del Barcelona, cuando marcaron el quinto gol, Thiago (autor del gol) y Dani Alves (que dio la asistencia) se pusieron a celebrar con un bailecito estúpido. Sobre las declaraciones de Guardiola no voy a decir nada (pueden ser de cara a la galería), pero si fue Puyol (sin frialdad, en el momento), como capitán del Barça, a "parar" la chorrada del bailecito y recriminar a ambos compañeros que aquello no era lo adecuado. No cuando llevas 5 goles y cuando vienes de perder una clasificación para la Final de Champions y con opciones casi nulas de ganar La Liga. Parece que no, pero si hay diferencias, tanto dentro del terreno de juego, como fuera. Todavía no hay razones para celebrar y mucho menos para "bailar" o hacer "tonterías" con el balón, sobre todo después de haber sido eliminados de Champions.

No hay comentarios:

Publicar un comentario