viernes, 11 de mayo de 2012

JULIA ORAYÉN: NO HAY DEBATE


Creo que ha sido el evento "político" que más trascendencia mundial ha tenido. Por fin un debate que ha tenido la repercusión merecida. Todo el mundo habla del debate político entre los cuatro candidatos presidenciales a la presidencia de México. Claro, que de política se habla más bien poco, en todo caso muchos se debaten entre la "izquierda" o la "derecha" del escote de la ya famosa edecán Julia Orayén.



Yo no quería, pero es que finalmente me ha podido la tentación y es casi imposible no hacerse eco de lo que más está en boca de una gran mayoría del pueblo mexicano y del resto del mundo. A mi, personalmente, el asunto del "escote" me parece un tanto exagerado, pero como no, es una buena excusa para traer a La Taberna a la modelo y playmate argentina afincada en México, Julia Orayén. Yo que vi el debate, reconozco que llegaba a casa (y prendía el televisor) una vez pasado el "momentazo" (de pocos segundos) de la edecán. Así que pude ver el debate político, sin saber del "escote". Me enteré al día siguiente y ahora que lo pienso, si lo hubiese visto en un principio (el escote), seguramente le habría puesto más atención al debate (por si volvía a salir), pero no salió más y no fue hasta el día siguiente que no me enteré de que el debate lo había ganado Julia Orayén con "un buen par... de tetas". Hasta que no vi (siempre al día siguiente) las imágenes del "escándalo", pensé que Quadri (el que no tiene nada que ganar y menos que perder) había estado mejor que sus oponentes, por lo menos en proponer "algo", cosa que los demás no hicieron. Josefina, me sigue dando la impresión de que el PAN (gobierno actual) la ha puesto ahí, para que se coma el "marrón" de que sabe que no va a ser elegida. AMLO, me pareció muy poco enérgico en sus acusaciones y con una pausa en su oratoria que invitaban al sueño (además de presentar las fotos al revés). Con lo que nos queda el "copete" Peña Nieto, que sólo supo defenderse de las acusaciones (más que sospechosas) de su contrincantes. Vamos que el debate mexicano, en el puro aspecto político fue bastante malo e infumable, de seguro que muchos hubiesen preferido un pantallazo (en still-image) del escote de la edecán, mientras el audio continuaba con el debate. No podemos negar (los que vimos el debate) que el escote de Julia Orayén tenía muchísimo más contenido que las propuestas de los cuatro candidatos juntos. Pero tampoco vamos a hablar de política.



Yo si pudiera votar por algún candidato, de seguro votaba por Gabriel Quadri (ese con bigote a lo Charly García), no por sus propuestas, si no por que ha sido el único de los tres candidatos (Josefina no cuenta) que se comportó como un hombre de verdad. Nada más hay que ver las imágenes, como cuando se le acerca se le pone (más) cara de tonto y la sonrisita tontorrona y cuando ya ha pasado por él, no puede evitar girar la cabeza siguiendo el escultural cuerpo de la edecán. ¿Quién no habría hecho lo mismo? Todos se dieron cuenta y cuando le preguntaron sobre los sucedido, ha afirmado que "se puso nervioso y que nunca antes había estado con una playmate". No sé cómo sea como político, pero al menos es sincero y no esconde que sí miró a Julia Orayén. De todas formas, le a querido "quitar hierro" al asunto del esote y la verdad, es que yo no entiendo cual es todavía el escándalo. A día de hoy creo que todos hemos visto a mujeres (de alta sociedad) en alguna actividad de cierto protocolo (o lo que sea... vamos) con escotes similares. Además muchas con escotes que no deberían de mostrar (por antiestético), pero teniendo en cuenta que se trata de una modelo (con un escote muy estético), pues cuál es el problema de mostrarlo (y por unos pocos segundos). Lo malo sería si hubiese salido sin escote, ni traje... digo yo. Pero bueno, que haya sido adecuado o no el escote, en La Taberna nos ha parecido bien traerla (aunque esté en todos lados) y teniendo en cuenta que de seguro que pronto se le verá en algún programa de tv en México y en más revistas (para el público adulto). Algunos dicen que todo fue premeditado, para desviar la atención de un debate que aportaría poco en el tema político. Yo también lo creo, de seguro que había más de algún candidato que le ha venido de perlas que la edecán se haya llevado todo el debate sobre si su escote era o no el adecuado. Al día siguiente estuvo en casi todos los medios mexicanos, dando entrevistas. Yo no sé quién ganó el debate (después de haberlo visto) y ni me interesa (por lo que se vio). Sobre el debate del escote de la edecán, me decanto a favor de escotes como los de Julia Orayén, que sin duda que como mujer (que está buena) no admite debate alguno. Yo creo que todo la polémica, es que muchos políticos no pueden mostrar orgullosos sus atributos... mucho menos sus propuestas políticas.









No hay comentarios:

Publicar un comentario