martes, 15 de mayo de 2012

LA CHISPA DE LA VIDA: ÁLEX DE LA IGLESIA SE QUEDA SIN CHISPA


Uno de mis directores favoritos era Álex de la Iglesia, pero la verdad es que su trayectoria en los últimos años (incluida la presidencia de la Academia) ha hecho que vaya bajando escalones en mi pedestal de admirados. Hace unos días atrás estaba en México presentando su última película (aún no es estrenada) "La Chispa de la Vida" y bueno, este fin de semana me senté a verla, esperando algo mejor que "Balada Triste de Trompeta" que no me gustó. Ya el echo de que los protagonistas fueran José Mota y Salma Hayek, desde un inicio no me dejaba buenas sensaciones, pero después de ver la película, se puede decir que es lo poco rescatable, en un proyecto que se queda "vacío" entre dos géneros como el "drama" y la "comedia". Y no vale decir que es una "tragicomedia" (que es otro género en sí), por que nunca llegar a ser un todo que lo defina como algo tragicómico. Naufraga entre dos "géneros" sin saber muy bien que es lo que quiere transmitir o comunicar.






Para mi empieza mal, con una escena y secuencia (que encontré) muy forzada entre Moya y Hayek. Nos quiere poner en la situación de un matrimonio con ya varios años de casados y con hijos y que aún se quieren (incluso más) que cuando se casaron. En un principio no existe la química (entre personajes) que después se puede apreciar (pero casi por separado). Un inicio más digno de un "telefilme" que de una producción de uno de los directores que más dinero mueve en sus películas. Continua (siempre desde mi juicio) erróneamente cuando empieza a coger "tintes" panfletistas (tan de moda ahora) queriendo criticar la situación de crisis y desempleo (inclusive a los bancos). La escena con el mendigo, la encontré innecesaria y de una moral muy fácil y doble. Creo que el mayor problema de "La Chispa de la Vida" es que tiene en su base y fundamento una buena historia, que podía haber sido mucho más efectiva si se hubiese definido concretamente en un género. Si quieres hacer una comedía de "sátira y crítica", adelante. Si quieres reflejar el drama actual de una sociedad "corrompida" en todos los estamentos, pues necesitas no atosigar con una serie de personajes que en su "caricatura" quedan totalmente desdibujados, caso (por ejemplo) del personaje de Fernando Tejero. De echo, el uso de ciertos actores para ciertos personajes, también me puso de malas con el "cine español". Sé que hay buenos actores en España, algunos ya conocidos y otros por conocer y me molesta que en cada nueva película, seguimos viendo a los mismos actores (sin ser especialmente buenos), simplemente por ser "amigos" (caso de Fernando Tejero). Aquí vuelve a salir Santiago Segura (par de escenas) y hasta un Nacho Vigalondo (aunque no hable). Son par de escenas, sin trascendencia, pero es que también tenemos un Eduardo Casanova (Fidel en "Aida") al que aún sigo sin verle el mérito como actor (esa es mi opinión) y a una Carolina Bang (una vez más insulsa) que lo único que me hace pensar que aparece en esta nueva película de su novio, es precisamente por eso, por ser la actual pareja de Álex de la Iglesia. En "Balada Triste de Trompeta" podría entenderlo, pues su físico era claro "captador" de atención del espectador, pero en "La Chispa de la Vida", parece que ambos ha querido "restar" valor a su condición de "tía buena" y hacerla ver como "buena actriz" (incluido plano lacrimógeno) que lo único que hace es refrendar la idea que es una "tía buena" y nada más.





La que tampoco es una gran actriz (y esta buenísima) es Salma Hayek y me atrevería a decir que además de lo mejor de la película, es una de sus actuaciones más completas. Eso sí, tan acostumbrados a verla hablar en inglés (o doblada), cuesta hacerse con su acento español (que tampoco llega a ser mexicano). No es una actuación para resaltar, pero si es de las más correctas y sobrias. José Mota sigue la estela de Salma Hayek, pero su problema es que estamos tan acostumbrados a verlo en la comedia (y al inicio de la película se muestra muy parecido a "La Hora de José Mota") que cuando el drama se quiere apoderar de la película y de su personaje, no sabes si quiere ser cómico o demasiado dramático. Pero yo creo que Mota está más que bien en su papel (inclusive mejor en los momentos más dramáticos que cómicos), la falta de credibilidad radica en el tono general (e indefinido) de "La Chispa de la Vida". Son detalles, como el hecho de que de la impresión de que de Madrid a Cartagena (Murcia) se tarda 5 minutos por carretera, que te sacan de contexto y hacen casi imposible que te termines tomando en serio un "drama" que en su origen es mucho más serio que con lo que Álex de la Iglesia lo quiere disfrazar. Con un magnate de televisión (cadena 5... o algo así) de claro interés por el "morbo" televisivo y su "televisión basura" como circo mediático (de ahí seguro que un posible paralelismo al antiguo teatro "circo" romano). El representante que quiere sacar millones aunque eso suponga la muerte de su representado, que ante la posibilidad, también quiere sacar algo de dinero para poder dejarle algo a su familia. El Alcalde despreocupado por los intereses de las personas e interesado más por la burocracia y el poder y cosas por el estilo, como que todos nos prestamos a querer tener nuestros "cinco minutos de fama" frente a una cámara, sin importar las consecuencias. Todo adornado con manifestaciones (tan de moda ahora) espontáneas de apoyo ante el dolor y muy "15-M", pero que en la película no quedan más allá de la caricatura, sin saber si lo critica o por el contrario es un simple reflejo de la sociedad (buscando la simpatía del espectador).




Después de haber visto "La Chispa de la Vida", me quedo con la insatisfacción, de que uno de mis referentes cinematográficos (con "El Día de la Bestia") se va apagando cada vez más y de forma lamentable. Pero también me quedo con la impresión de que un buen actor de comedia, siempre puede ser un gran actor. Le daría otra oportunidad a José Mota, en un tipo de película desvinculada de la comedia. También me ha demostrado que las "tablas" (de Hollywood) no te enseñan a ser una gran actriz, pero si a ser una gran profesional. Salma, más allá de mostrar una gran actuación, si muestra una gran profesionalidad. Poco más que destacar de "La Chispa de la Vida", seguramente que si esa misma historia (concepto) hubiese sido tratada de otra manera, podía haber sido una buena película. Sin embargo, Álex de la Iglesia parece que se va quedando sin esa "chispa" que le hizo ser un director referente en España... esperemos que vuelva a encontrarla. Yo, por ahora, será difícil que vuelva a confiar en Álex de la Iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario