lunes, 10 de septiembre de 2012

¿HACEMOS UNA PORNO? VS. TORREMOLINOS 73



Hace tiempo que creo que no hacía un "versus" de películas y la otra noche encontré en la televisión una que me ha inducido a hacer este "versus" semi porno amateur. He de reconocer que aunque me gustan "Clerks", "Malrats", "Chasing Amy" y "Dogma", nunca he sido un ferviente seguidor de Kevin Smith. Creo que sus películas son originales y divertidas (algunas mejores que otras) y que son estupendas para pasar un buen rato. Aunque muchas son consideradas películas de culto, para mi no pasan de ser buenas películas sin llegar a ser "imprescindibles" del cine, pero que no dejan de ser interesantes en su tratamiento y argumento. Bueno, el caso es que me topé con su película "¿Hacemos una porno?" y aunque no había recibido buenas impresiones, pues he de reconocer que tenía una gran curiosidad de ver como abordaba Kevin Smith el tema de hacer una película porno. ¿En que sentido sentía curiosidad? En el sentido de que si algo me acercaba (o me identificaba) a las películas de Kevin Smith, era que sus películas siempre tenía temas recurrentes a los cómics, el deporte (el hockey), ese punto "freak" y que normalmente solían ser "irreverentes" y hasta "vulgares", sin convencionalismo. Vamos, muchas veces como considero que soy. Pero me quedé (me imagino que al igual que muchos) con la triste decepción de que tal vez lo mejor de "¿Hacemos una porno?" (2008) es Tracy Lords en su papel de "Burbujas" (y eso que sale poco y no enseña nada).



Sabía de ante mano que no iba a ver una porno (y por consecuencia pocos desnudos) y aunque se puede decir que casi todas las películas de Kevin Smith son "románticas", en el sentido que siempre hay una trama de "chico busca chica" (por decirlo de alguna manera), pues aquí en "¿Hacemos una porno?" es igual, todo se centra en "chico busca chica" (aunque ya la a encontrado) y como se puede decir, que usa la descabellada idea de hacer una porno casera con la excusa de sacar dinero, pero con la razón real de querer acostarse con su amiga y compañera de piso. Lo que en un principio se presentaba como una idea bastante "jugosa" para seguir (o ir más allá) de películas como "Clerks" o "Mallrats" se queda en una película más cercana a las películas juveniles de Disney Channel. O es eso, o es simplemente que ya uno a crecido y cuando veía "Clerks" o "Mallrats" tenía 18 años y ahora uno tiene 35 y ve las cosas de diferente manera. Me recordó (en cierta forma) a "Rebobine por favor" de Michel Gondry, en el aspecto que empiezan a querer hacer una porno, pero de versiones de películas ya existentes. Pero se queda en una "burda" imitación de una porno de Star Wars, que además de reflejar el "freakismo" de Kevin Smith por "Star Wars", no aporta nada nuevo (sobretodo si ya has visto alguna que otra película porno que parodia "Star Wars"). Sin embargo no deja de tener cosas "buenas". No es la mejor película de Kevin Smith (ni por asomo), pero es efectiva en el sentido que funciona bien como "comedia-romántica" (más romántica que cómica), aún así podría volver a ver sus primeras películas, "¿Hacemos una porno?" creo que ya con una vez vista, es suficiente. Lo mejor tal vez sean los dos protagonista. A mi me gusta Seth Rogen y reconozco que ha sido todo un "descubrimiento" Elizabeth Banks. Sé que la he visto en otras películas (en papeles secundarios), pero creo que en "¿Hacemos una porno?", más que hacer una porno con ella, lo que haces es enamorarte de ella, por lo que es un acierto total y base fundamental de que la película funcione (lo justo). Otro acierto (no se si intencionado o por que así lo exigía el guión) es que se presenta esa situación "moral" (de acostarse con más de una persona y los sentimientos) que nos presenta que tal vez no todo es tan fácil dentro del mundo del porno (y la cabeza de cada cual). Yo creo que era más bien argumentación para hacer una película romántica, más que querer profundizar (que no lo hace tampoco) en la "encrucijada" de hacer películas porno, teniendo que dejar supuestamente "sentimientos" a un lado.





El caso, es que mientras veía "¿Hacemos una porno?" recordaba otra película, que si presenta claramente ese conflicto de tener sexo con otra persona que no es tu pareja. La verdad que ambas películas presenta similitudes, como la que ambas parejas de protagonistas "acceden" a hacer películas caseras de sexo, por el agravante de que están sin dinero y tiene que pagar una renta (etc.). Sin embargo "Torremolinos 73" es una película española de 2003 y de un director debutante. Pablo Berger se arropó de una pareja de grandes actores como Javier Cámara y Candela Peña, además de un Juan Diego, que tampoco es que haga de sus mejores papeles. La fuerza está en los dos protagonistas, un matrimonio que no pasan por su mejor situación económica. Sin embargo a él (vendedor de enciclopedias) le llega la oferta de su mismo trabajo, de grabar unas escenas de ritos sexuales (con su pareja) para una enciclopedia del amor que se vende en los países escandinavos. Está claro que el gran aporte de dinero, les hace aceptar y ya es algo tarde, cuando se dan cuanta que en verdad lo que están haciendo es porno casero que se distribuye en Escandinavia. "Torremolinos 73" empieza como una comedia y os aseguro que sin verse mucho más de lo que se puede ver en "¿Hacemos una porno?" (y habalmos de desnudos), las situaciones son muchos más originales (sin ser nada nuevo) y gráficas (enseñando lo justo) que en la película de Kevin Smith. Además, que si bien Kevin Smith tiene a George Lucas (y su Star Wars) como gurú del cine, Pablo Berger tiene a Ignmar Bergman (y su "El séptimo sello") como inspiración para el personaje de Javier Cámara. Aunque no se puede decir que abandona la comedia según va avanzando la película, si va cogiendo unos tintes melodramáticos y presenta un conflicto concreto y real. Tenemos a un Javier Cámara que se ha obsesionado con el cine y una Candela Peña que su única obsesión es tener un hijo. A uno le llega la oportunidad de hacer su propia película (que ha escrito inspirándose en la película de Ingmar Bergman) y a ella (haciendo la película) le llega la oportunidad de ser madre. Pero no todo es tan de color de rosa, pues no ambos intereses "caminan de la mano" y por eso es el valor de "Torremolinos 73", que te engancha con la risa, para después implicarte en un conflicto de pareja, pero un conflicto verdadero, no de "amor adolescente" (que no tiene nada de malo) como en "¿Hacemos una porno?".





Además de un buen guión, la dirección de Pablo Berger es muy buena y la fotografía (usando partes en blanco y negro) es genial. Aún me preguntó cómo es que después de "Torremolinos 73" (que ganó varios premios en festivales), Pablo Berger no ha realizado otra película hasta ahora con su versión particular de"Blancanieves" (que tengo muchas ganas de ver). Aún así que la labor de Pablo Berger es notable, "Torremolinos 73" no funcionaría igual sin la labor de Javier Cámara y Candela Peña. Es un claro ejemplo de cuando los actores (si están geniales) pueden hacer que una película funcione. Puedes reír con ellos cuando hay que reír, pero también puedes llorar o sentir angustia cuando están angustiados. Toda la ambientación de los últimos años del franquismo hace aún más enriquecedora la película. Además que sobre todas las cosas es más efectivo el tema del "porno" en la España franquista, que no el porno de hoy en día, que tan a mano uno lo tiene con las nuevas tecnologías y el internet.


Así que como esto es un "versus", he de apostar y fuerte por "Torremolinos 73", una película que ya cuando la vi en el 2002 me gustó mucho y Javier Cámara me recordó en cierto aspecto al Alfredo Landa del "landismo". No es una "españolada" aunque quiera recrear en parte aquella época "dorada" del cine español. Tal vez "¿Hacemos una porno?" sea una opción para pasar un rato, pero creo que "Torremolinos 73" (además para el que le gusta el cine) es una gran oportunidad de ver una película diferente y amena, con sus "altos y bajos" emocionales y conflictos verdaderos. Tan verdaderos que al finalizar la película nos enteramos que todo está basado en hechos reales. Así que, si les gusta las películas que traten sobre "porno casero", "Torremolinos 73" es una genial elección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario