domingo, 23 de septiembre de 2012

LA PELÍCULA: GRUPO 7


Después de "Celda 211" y de "No habrá paz para los malvados", ahora también el cine español cuenta con otra gran película (de género policiaco, por así decirlo) que ha sido una de las tres preseleccionadas por la Academia Española de Cine para optar a representar a España en los próximos Oscar. No he tenido la oportunidad de ver las otras dos, "Blancanieves" de Pablo Berger  y "El artista y la modelo" de Fernando Trueba, pero aún así me atrevo a decir que "Grupo 7" no será la elegida y si lo fuera me llevaría una sorpresa. Ya con "Celda 211" (sobre todo) y con "Habrá paz para los malvados" consideraba que eran buenas películas para que representaran a España, pero creo que "Grupo 7" carece de algo que las otras dos si tenían y que hace que a pesar de ser una buena película, no llegue a estar mejor valorada en mi opinión personal.



Empezaré por decir que para mi ha sido todo una sorpresa, es más reconozco que la tenía por ahí "archivada" y he decidido verla ahora que me he enterado de que es una de las tres postuladas finalistas. No pensaba en una película tan bien realizada. La fuerza de "Grupo 7" reside en la gran manufactura, empezando por la dirección y siguiendo por todos los apartados técnicos que conforman una película. Los detalles de iluminación de una Sevilla (siempre una ciudad de mucho sol) triste y decadente es genial. Sevilla, además es un personaje más en sí de la película y creo que la película funciona mejor cuando te "adentras" sabiendo que está basada en hechos reales (que a día de hoy muchos desconocen o ya ni se acuerdan, yo incluido). Las imágenes de archivo de una Sevilla "pre-Expo'92" con toda la construcción previa al recinto ferial, pabellones y sobre todo el puente pasarela de la Cartuja, aporta ese punto necesario de realismo que te involucra mucho más en la historia. Una película que presenta las "aventuras" y "desventuras" de cuatro agentes de policía que conforman el "Grupo 7" y que son los encargados de limpiar las calles (del centro) de Sevilla de drogas, drogadictos, rateros y hasta prostitutas, antes de que empiece la "Expo'92" y así poder dar una buena imagen al mundo entero. Todo se centra más en el problema de yonkis y del tráfico de droga y la película gira en torno de las "mafias" sevillanas de narcotraficantes y de extorsión a todos los niveles, tanto callejeros, como policiales y políticos. Podemos decir que "Grupo 7" es un "Training Day" a la española (o a la sevillana), claro está que no veremos a un Denzel Washintong (que se llevó el Oscar a mejor actor).


Precisamente eso es lo que le falta a "Grupo 7" para poder haber "subido más escalones" y ser mejor película. La falta de un actor protagonista con garra y fuerza. "Celda 211" tiene a un inconmensurable Luis Tosar como "Malamadre" y "No habrá paz para los malvados" tiene a un gran José Coronado en el papel de "Santos Trinidad". En "Grupo 7" tenemos a un conjunto de cuatro actores (los que conforman el grupo) que  son los que acaparan todo el protagonismo, pero está claro que unos más que otros. El personaje tal vez más plano (o de menor trascendencia) es el de Miguel (José Manuel Poga), pero después está un Mateo (Joaquín Nuñez) que logra en ciertos momentos robarle plano a los supuestos dos protagonistas (en especial a uno). El personaje de Rafael (Antonio de la Torre) empieza siendo aparentemente el que va a llevar el peso de la película (y del grupo), pero después se ve relegado (en la trama, no en la actuación) por Ángel (Mario Casas) que si bien no desentona, flojea y eso se nota. Está claro que más allá de los personajes, estoy hablando de las actuaciones y el que mejor (y más sobrio) se presenta es Antonio de la Torre (por el que reconozco que tengo cierta debilidad.... hasta en "Balada triste de trompeta" me gustó) que tan sólo con la cara, logra transmitir más (su penitencia interna) que Mario Casas gritando y vociferando, que no llega a transmitir más allá de su "rabia" forzada. Es por eso, que inclusive Joaquín Nuñez le gana la partida y el terreno al joven Mario Casas (que ya tanto lo hemos visto en televisión y cine). Su personaje Mateo, es el que le da esa "chispa" sevillana al grupo, entre tanta sobriedad, silencio y soledad de los personajes de Antonio de la Torre y Mario Casas. Pero no es solo el "humor" de un personaje socarrón, también tiene su momento de aflicción y ternura que hace de su papel y su actuación una redonda. Pero tampoco seamos injustos, el director Alberto Rodríguez (entre otras virtudes) logra una dirección de actores estupenda (hasta los secundarios y extras están muy bien), incluido con Mario Casas, que aunque a mi personalmente no me termina de convencer, al menos no me hizo recordar en exceso a los "Hombres de Paco" y eso ya es un mérito. Lo siento por Mario Casas, pero es un actor que me sigue sin convencer, sigue sin gustarme. Creo que por dónde cojea "Grupo 7" es por Mario Casas. Pero como en una mesa de 4 patas (el grupo son cuatro), si le quitas una y las demás están bien ubicadas, le pueden dar sujeción. "Grupo 7" tiene solidez, pero es una pena que precisamente su personaje más protagonista sea el que "cojea".

No hay comentarios:

Publicar un comentario