miércoles, 19 de septiembre de 2012

Y TODOS TAN CONTENTOS...


Sobre todo Mourinho y CR7, que han celebrado el tercer gol del Real Madrid como si hubiesen ganado la 10ª. Ayer Cristiano sí quiso celebrar su gol (y está en todo su derecho) y mostró alegría. Es un alivio ver (por que no se a retractado de sus palabras de tristeza) que está contento. Además cuando le han preguntado que por que hoy había celebrado (en clara alusión a la no celebración de goles ante el Granada) ha dicho que él también es persona y que tiene derecho a estar triste (como todos). ¿Es que había alguien que pensara que era un "semi-dios"? Y digo lo de "semi-dios", por que "dios" sólo hay uno y ese no es otro que "The Only One", José Mourinho. Hace dos tres días aún coleaba la posible influencia de la tristeza de CR7 en el resultado adverso en Sevilla y Mou (para muchos) estaba en "el punto de mira", aunque él apuntaba a sus jugadores. Llegó a decir que no tenía equipo y hasta en encuestas de varios medios deportivos, en las cuales se preguntaban quién era culpable, si Mou o los jugadores, ganaba el entrenador portugués (aunque fuera por un breve margen). Yo me pregunto, si hoy después de la épica victoria de Champions contra el Manchester City, Mourinho sigue pensando que no tiene equipo (ya ha dicho que ayer si lo tuvo y que espera seguir teniéndolo) y si la mayoría de aficionados de verdad piensan que la victoria es mayor mérito de Mou que de los jugadores.



Lo único que siempre le he reconocido a Mou como entrenador, es que es un tipo listo a la hora de manipular a las masas. Hoy ante la suplencia de Sergio Ramos ha dicho que se debe a decisión técnica (el sábado dijo que hubiese cambiado a 7, pero sólo hoy a cambiado a dos del once titular) y que con el defensa español no hay ningún problema de disciplina. Además que ha vuelto a enfrentarse a la prensa adulando a que son ellos los únicos que inventan historias. Que muchos deseaban la derrota ayer para llenar los periódicos de titulares en contra de su persona. En la victoria ha vuelto a entonar la primera persona, para sacar pecho por una victoria que esconde las mismas carencias que las derrotas ante el Getafe y el Sevilla. Ya cuando perdió contra el Getafe le preocupaba la implicación del equipo de cara al partido de vuelta de la Supercopa. El Madrid ganó la Supercopa por tres fallos garrafales del Barcelona que supusieron tres goles. Lo único que se puede decir que el Madrid ha mejorado cuando se ha enfrentado contra el Barcelona o ayer contra el Manchester City es la intensidad de afrontar el partido, nada más. De fútbol nada o muy poco. Ayer ha ganado al ManCity con lo justo y muy apuradamente.



El Madrid ha ganado más por casta, garra y empeño que por fútbol y el que no quiera ver eso o está ciego, o no sabe de fútbol o simplemente cualquier cosa que haga Mou es válida. Es verdad que en la primera parte el Real Madrid ha tenido varias oportunidades claras de gol, pero no ha conseguido meter ninguno. Para mi, más por falta de "intensidad" que otra cosa, pero digamos que Hart a estado espléndido. Pero siempre, para evaluar el desempeño de un equipo, hay que también evaluar al rival. El partido de Real Madrid vs. ManCity se vendía como un partidazo, el "partido de los millones" (las dos plantillas más caras de Europa) y para mi, quitando los últimos 10 minutos (y soy generoso) ha sido una mierda de partido, muy por debajo de las expectativas. En la radio escuchaba que en años anteriores si a entrenadores como Shuster, Pellegrini e incluso Capello, se les ocurría poner a dos medios defensivos (el pivote) en el Bernabéu, se les "montaba un pollo" increíble. Ayer Mourinho jugando en casa ha vuelto al trivote, esta vez formado por Xabi Alonso, Khedira y Essien (que no ha mejorado por ahora en nada a Lass, bueno parece que da menos patadas). Claro que muchos dirán que en la primera parte los tres (el trivote, con Alonso más atrasado) pisaban siempre el campo del contrario. Ahí está el detalle, que Mancini ayer se "lo puso a huevo" a Mourinho. Ayer estábamos viendo a los dos campeones de las dos grandes ligas europeas (España e Inglaterra) y uno (Mancini) salió a no perder (acojonado) y el otro (Mou) salió a empatar (lo más que se lo permitiera el equipo rival). Vamos que ninguno de los dos salió a ganar el partido, otra cosa es el resultado. Si a mi antes de que empiece el partido me dicen que va a quedar 3-2, me parece genial y estupendo y hasta me parecería que es un resultado digno de un buen partido, pero es que después de ver como salió el Manchester City y el planteamiento de Mancini, no es por nada, pero era partido para que el Madrid le hubiese metido más de 4 goles. Yo personalmente no me dejo engañar por el resultado, el ManCity metió dos goles casi sin quererlo, como si se tratase de una metedura de pata, algo que no entraba dentro de lo esperado. Pero aún así, se adelantó dos veces en el marcador (en casa ajena) y parece que fue cuando único el Real Madrid quiso sacar la casta, que muchas veces le distingue, para ganar el partido. El segundo gol del ManCity llegó en el minuto 85 y se dejó remontar, algo que refleja lo pobre del equipo inglés en defensa. Una defensa que si le llegan a jugar bien, le caen (vuelvo y digo) 5 o 6 goles, por eso es que yo (Mourinho aparte, aunque fundamental) no estoy del todo contento y que no veo el gran juego que muchos dicen que ha jugado el Real Madrid. Muy bonito y épico el final, pero tan sólo han sido 5 minutos finales salvables. Los 85 minutos restante, han sido minutos para tener muy poco en cuenta. Si no se hubiese remontado, no se hablaría de un gran partido.




Se ha visto un cambio notable (tampoco para tirar cohetes) cuando han entrado Özil, Modric y Benzema y han salido Essien, Khedira y Higuaín. Tal vez se puedan alabar los cambios, pero es que si Mou hubiese puesto ese equipo o al menos hubiese metido a Özil (o Modric) por Essien a los 10 minutos cuando se veía que el ManCity no tenía intención de ir a por el partido, el partido hubiese sido diferente. Es más, se lesionó Nasri y Mancini sacó a un lateral de lo mucho que quería ganar. Y Kun Agüero en el banquillo. Hasta se atrevió a quitar a Silva (que se llevó la ovación en un partido muy discreto). Mourinho hablo del "señorío" del Real Madrid refiriéndose a la entrega de sus jugadores (pero nada de fútbol) y ha vuelto a cargar contra la historia aludiendo a ese supuesto "señorío" que muchas veces (según él) se convierte en "filosofía barata" cuando se trata de criticarle. Su celebración en el tercer gol es una muestra de que si el Real Madrid no hubiese conseguido la victoria, Mourinho no habría tenido excusas y sí que dar muchas explicaciones. Pero como se ha ganado, como cuando Capello ganó "La Liga del clavo ardiendo", nadie parece que vaya a pedir explicaciones o al menos atreverse a decir que Mou se volvió a equivocar en su planteamiento cobarde y mezquino. Ayer, debería de haberle dado las gracias a Marcelo (muchas veces relegado en partidos importantes por Coentrão) y a Benzema ("el gato" le gusta menos que "el perro", por que no presiona y no defiende) y también a CR7 que parece que ya no está triste. Varane y Essien (los dos cambios en el once titular) pasaron con más pena que gloria, pero con la victoria nadie lo remarcará, al igual que si se hubiese perdido se hubiesen pedido mayores explicaciones por la ausencia de Sergio Ramos. Pero no pasa nada. Por cierto, donde las dan las toman y es justo decir que el mejor de ayer fue Di María (le faltó el gol que si marcó Marcelo), a falta de Özil (o Modric) y con el "trivote" fue capaz de poner algo de fútbol en el ataque del Real Madrid. Lo de CR7 e Higuaín fue lo normal, uno disparando a puerta cada vez que podía y el otro fallando también todo lo que podía.


Eso sí, y ya se que me extiendo mucho, pero no puedo dejar pasar la gran victoria del Málaga (con un gran Isco) contra el Zenit. Es verdad que los rusos no son el ManCity (pero pueden ir por el mismo camino), pero el Málaga tampoco es el Real Madrid (no en cuanto a millones y plantilla). Además el Zenit acaba de fichar a Hulk del Oporto y eso parecía que metía miedo. El Málaga ha decidido el encuentro saliendo a ganar desde el principio y cuando el Zenit quiso desperezarse ya era demasiado tarde. Buen partido de inicio de Champions para los de Pellegrini. Está claro que el Málaga y el Real Madrid no son iguales, mientras unos aficionados disfrutaban de una amplia victoria, otros aficionados disfrutaban de una victoria agónica (y por los pelos) y muchos ni la disfrutaron por que se fueron antes de que se acabase el partido. A uno lo entrena alguien que le gusta el fútbol ofensivo y al otro lo entrena alguien que teniendo seguramente la mejor plantilla de Europa sale a defender el empate (en casa). Además, después de escuchar a Mou decir que ya sabía los titulares de la prensa si perdía, no me extraña que el equipo no termine de funcionar, ya que parece que Mou toma decisiones y elige un once titular más pendiente de la prensa que del propio equipo. Pero con Mou todo vale (más aún si se gana) y pocos se atreven a criticarle (sobretodo si se gana).

No hay comentarios:

Publicar un comentario