martes, 23 de octubre de 2012

LA OTRA LIGA DEL ATLÉTICO DE MADRID


Pues siguen pasando las jornadas y el Atlético de Madrid no se "baja de la burra". Es verdad que tan sólo son 8 jornadas y que queda mucha liga, pero lo que se está viendo en estas primeras jornadas parece que puede invitar a pensar que el Atlético de Madrid (entre otros) no tan sólo están para disputar la ya denominada "La Otra Liga", si no que se afirme que "Otra Liga es Posible". Junto con el Atlético de Madrid hay otros equipos que también quieren estar ahí arriba. No es sólo cuestión de números, son las sensaciones que dejan equipos como el Málaga, el Sevilla o el Betis (para mi una sorpresa que esté ahí). Es verdad que la temporada pasada, a estas alturas (jornada 9, después del aplazamiento d ella 1º jornada) el Levante era líder (y al final terminó cayendo a la UEFA) y los primeros puestos estaban de la siguen manera: Levante - 20; Barcelona - 19; R. Madrid - 18; Sevilla -16; Valencia - 15 y Málaga - 13. Este año la temporada ha empezado muy parecida en cuanto a números con el Barcelona - 22; Atlético de Madrid - 22; Málaga - 17; R. Madrid - 14; Sevilla - 14 y Betis - 13. Así que a simple vista, fijándonos en los números, se puede decir que aún es temprano para sacar conclusiones y que finalmente todo será igual. Mientras aún muchos seguían hablando de cómo les había afectado el "virus FIFA" al Barcelona y Real Madrid, el Atlético de Madrid sufrió para ganar a domicilio a una peleona Real Sociedad y el hecho de que lo hiciera como en alguna ocasión nos tenían acostumbrado el Real Madrid o el Barça (en sus partidos más complicados), hace que cada vez más se hable del Atlético de Madrid como serio candidato al título. Yo sigo diciendo (que aunque los de Cholo llevan 10 partidos sin perder) que la justa medida del Atlético se verá cuando se enfrente (en diciembre) contra el Real Madrid y el Barcelona. Dependiendo de lo que haga contra estos dos, se podrá saber si el Atlético es capaz de ganar La Liga. Por ahora tiene (parece ser) lo mismo que el Barça (con Messi) y el Madrid (con CR7), un "tigre" (Falcao) que parece que está dispuesto a llevarse a "zarpazos" La Liga y la lucha por el pichichi.



El sábado vimos primero uno de los peores partidos de la jornada y también del Real Madrid, que terminó ganando más por suerte y candidez del visitante, que de buen juego. A muchos sorprendió la alineación de Mou, con Kaká (que ahora parece que quieren recuperar... ¿será para poder venderlo?), Modric (que aún no demuestra que valga más de 40 millones) y Özil (que sigue jugando mejor con Alemania) en el once inicial. Muchos nos afilábamos los dientes, cuando en los primeros minutos la narración del juego parecía ser "Kaká - Özil - Kaka - Modric - Özil..." y terminó siendo (y soy generoso) "patadón - Cristiano - Cristiano - Cristiano y... fuera!!!!". El Real Madrid se conformó con un gol de churro de Higuaín en los minutos iniciales y en un penalty tonto y absurdo del Celta (que volvió a transforma CR7 para engrosar su récord de goles). Después del partido, como había poco que decir de fútbol (del juego madridista) las discusiones se giraban al mal funcionamiento de la unión de Kaká, Modric y Özil y que quedó en evidencia que no pueden jugar juntos. Es posible, pero a mi me quedó claro, que la culpa no es tan sólo de los jugadores. Yo sé que el ajedrez está compuesto de peones, torres, caballos, alfiles, una reina y un rey y también sé cual es su función y movimiento, pero aunque pueda jugar una partida de ajedrez, no tengo ni puta idea de saber jugar ajedrez. Mou para mi demostró que se limitó a poner jugadores en el terreno de juego como si de fichas de ajedrez se tratase, pero no hubo una idea clara de cómo había que jugar. Puso a Modric en el lugar de Khedira y a Kaká en el lugar de Di María (sin ser el mismo tipo de jugadores), pero el planteamiento de juego era el mismo de siempre... vamos jugar a nada y así le fue al Real Madrid. Claro, que antes del partido las dudas no estaban en esa zona del equipo, las dudas estaban en la defensa por las bajas de Marcelo (Coentrão ni lo cuento) y de Arbeloa y finalmente Mou decidió colocar a Sergio Ramos en el lateral derecho (que era lo más lógico), pero volvió a preferir a Varane (que supuestamente venía tocado) antes que Albiol (así es lógico que Del Bosque no lo ponga tampoco a jugar) y en el lateral izquierdo vimos a Essien (el nuevo Lass de Mou). Nada de cantera, cuando era un partido (contra el Celta, recién ascendido) como para darle minutos y confianza a algún jugador de la cantera. Es verdad que el Real Madrid no recibió goles, pero al Celta (sin jugar especialmente bien) puso en apuros a Casillas en par de ocasiones, que si hubiesen tenido la suerte de Higuaín en su gol, tal vez el resultado hubiese sido un empate.



Mientras el Madrid recibía al Celta, el Barcelona viajaba a La Coruña para jugar contra el Deportivo. Un Deportivo que empezó el partido como un equipo de Segunda y terminó el partido como un equipo que si no se despista mucho debería de terminar cerca del descenso, pero salvándose. El partido no fue para nada bueno, aunque si hubo mucha tensión y emoción. Una emoción que ya a los 20 minutos parecía que no habría cuando el Barcelona se ponía con un 0-3, pero el árbitro (que parece que se aburría con un resultado tan abultado) decidió ponerle algo de "pimienta" al partido inventándose un penalty a favor del Depor. 10 minutos después (antes del descanso) en una jugada con suerte (y algo de ayuda de Víctor Valdés) el Depor recortó a un 2-3 que volvía a poner las cosas interesantes, pero de fútbol poco, tan sólo los destellos de Messi, que volvió a ampliar la ventaja justo antes del descanso. Fue empezar la segunda parte y nuevamente una falta cerca del área del Barcelona hizo que el Depor recortara otra vez a un gol la diferencia. El Depor nunca logró empatar, pues Messi volvió a hacer de las suyas y cuando a falta de 10 minutos del final y ya nadie esperaba mucho más, Jordi Alba se metió un gol en propia puerta. Un partido loco, más por defectos defensivos del Barça, que ante también las bajas en su defensa, defendió con Montoya (canterano) Mascherano, Song y Jordi Alba. Montoya fue el que menos sufrió la fortuna del Deportivo de la Coruña y el festival de errores del árbitro, que expulsó injustamente a Mascherano.

Al Barça se le vieron las carencias defensivas (ocasionadas por las bajas) pero terminó ganando. El Real Madrid lo tuvo más sencillo para vencer al Celta y defensivamente no pareció tener problemas, pero es que el Celta tampoco fue equipo como para poner en apuros al Real Madrid (y eso que tuvo alguna que otra ocasión). A mi no me gustó la defensa del Real Madrid (en realidad no me gustó el Madrid en general) y creo que en Champions (si sale con la misma defensa) sufrirá bastante más y puede que se dé un caso parecido que con España (que ante Bielorrusia no afrontó problemas en la defensa y contra Francia, sufrió como todos ya vimos) hace una semana atrás. Habrá que ver que pasa en Alemania contra el Borussia Dortmund (que parece que no llega en su mejor momento). También creo que el Barcelona puede terminar pasando mal contra el Celtic de Glasgow, pero juega en casa y el Celtic por mucho que se quiera no es el Borussia Dortmund. Eso sí, para mi el partido con más interés es el del Málaga vs. A.C. Milán. Si los de Pellegrini logran ganar al Milán (en casa) será de por sí histórico y además pondrá al Málaga en muy buena posición para conseguir pasar la fase de grupos. Puede hacerlo, ya que el Milán no es el de tiempo de antaño. Por el contrario, si el Valencia no es capaz de ganar al Bate Borisov (la sorpresa de Champions) creo que se podrá hablar de crisis en el equipo de Pellegrino, aunque el sábado ganaran "in-extremis" al Athletic de Bilbao, que parece que sigue hundido en el pozo de La Liga (la otra o la que sea).

No hay comentarios:

Publicar un comentario