viernes, 12 de octubre de 2012

LA PELÍCULA: UNA DIVERTIDA HISTORIA


Le estoy cogiendo un gustito a eso de encontrar películas en la televisión por la noche, que son prácticamente desconocidas y que además uno se sienta en el sofá a verla sin más pretensión de la de pasar algo más de hora y media viendo algo en la tv antes de irte a dormir. Lo bueno (muchas veces) es que cuando empiezas a ver una película sin ninguna expectativa, resulta que te gusta más de lo que en un principio esperabas. Y eso me ha vuelto a pasar con "Una divertida historia", una película independiente que por lo que he visto (en la web) no llegó a los cines en España (entre otros muchos países). Eso de por sí, parece no ser un buen dato para la calidad de la película, pero todos los años tenemos que ver como grandes (producciones) bodrios son estrenados en todos los cines del mundo y sin embargo este tipo de películas (de corte menor) están destinadas a ser carnada del video club (si es que siguen existiendo) en DVD. "Una divertida historia" está basada en la novela del mismo título de Ned Vizzini (me lo apuntaré para leerlo).


Bueno, así que anoche, ya en la tranquilidad de mi casa (y de mi sofá) me quedé viendo "Una divertida historia". Reconozco que en un principio me llamó el nombre de Zach Galifianakis y esperaba una comedia para destornillarse, tratándose de un centro psiquiátrico. Nada que ver. No esperen una comedia de carcajadas, por que no las hay, aunque si es posible que pases gran parte de la película con una sonrisa dibujada en tus labios, adornando la cara. Tampoco es un gran peliculón, es más bien una película agradable y una (para mi) grata sorpresa. Una buena película, como debe de ser. Todo empieza con un joven (Keir Gilchrist) de 16 años llamado Craig, que por sufrir depresión y tener deseos de suicidio, decide irse un domingo a Urgencias, para que le ayuden con su problema. Termina siendo recluido en el centro psiquiátrico por unos 5 días para observación. La película se desarrolla durante esos cinco días (de lunes a viernes) y todo está contado desde la perspectiva del protagonista, con voz en off  y recuerdos o imaginaciones de momentos o situaciones especiales o peculiares. Los problemas de Craig pueden parecer algo estúpidos (para un adulto), pero son los problemas que muchos adolescente afrontan y muchas veces no saben como sacarse toda esa "presión", de estar "enamorado" de una chica, que además es la novia de tu mejor amigo y de estar en una de las mejores escuelas de New York y a punto de llenar una solicitud de estudio para uno de los mejores centros de estudios de verano... todo presionado por sus padres (principalmente su padre). Así que termina por unos días recluido en un centro psiquiátrico y un gran acierto es que aunque presenta a varios personajes con sus desequilibrios, no da la sensación de un "manicomio" y tampoco hace que se vuelva en una "alocada" comedia de "locos" y eso se agradece. Hay que decir, que no es una comedia al uso (desternillante), otra cosa es que sea un drama suave que en ciertos momentos puede tener situaciones que te hacen sonreír al menos. Y lo sorprendente es que el personaje de Zach Galifianakis es más serio de lo que uno en un principio podría esperar y aún así está muy bien en su actuación.



Esos cinco días de Craig en el centro psiquiátrico le cambia (no la vida) la perspectiva de su vida y de lo que el pensaba que eran problemas, además que con el contacto con otros reclusos, como Bobby (Zach) y Noelle (Emma Roberts) principalmente, le influirán en su desarrollo como persona. Además Craig en pocos días consigue también cambiar la vida de todos los demás, en especial de su compañero egipcio de habitación. Teniendo en cuenta que es un "drama-soft" con algún destello que incita a la comedia (también "soft") y con algo de "romance", no esperemos tampoco cambios inesperados de guión y un final que se aleje del típico final feliz. Es una película que seguramente después de los primeros 15 minutos ya sabrás prácticamente lo que se va a ir sucediendo, pero está bien contada, con inserciones de recuerdos e imaginación del protagonista que la adornan y por que no decirlo, también es agradable ver películas sin pretensiones, que aún siendo algo predecibles, pueden ser disfrutables. Al menos yo lo hice.




Además, que no puedo olvidar que también actúa (en un papel secundario) Viola Davis como la Dr. Minerva, encargada de la supervisión de Craig. También hay una parte especial en la que a ritmo de Queen y David Bowie, los internos cantan "Under Pressure" (me encanta esta canción), en dónde Craig explora su creatividad. Un detalle que le ayuda expresar sus sentimientos es el arte (especialmente el dibujo), algo que sin duda hizo la película más afin a mi sensibilidad... jejeje. No es pretenciosa, o al menos así se entiende, pero no deja de ser una película que trata de dar "motivos" en contra de la depresión y no faltan las frases como: "Si no estás ocupado naciendo, estás ocupado muriendo." (hay algo de Bob Dylan en esta película) o "Señor dame fuerzas para cambiar las cosas que puedo cambiar, valor para aceptar las cosas que no puedo cambiar y sabiduría para reconocer la diferencia.", que se te quedan en la mente por un momento, pensando... pero sin llegar a ser "moraleja" o querer dar lecciones de vida. "Una divertida historia" se trata de vivir y disfrutar de lo que tienes (aunque sea o parezca poco), más aún cuando eres un adolescente de 16 años. Yo también los tuve (y muchos problemas) y también quise morir y hasta pensaba que estaba loco... el arte (en mi escuela de Artes Visuales) me ayudó a sacar "los demonios" de mi interior. También pasaba mucho tiempo en mi cama... escuchando música. ¡Que tiempos aquellos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario