miércoles, 19 de diciembre de 2012

LA PELÍCULA: A GUIDE TO RECOGNIZING YOUR SAINTS


En España la titularon "Memorias de Queens" (en Hispanoamérica "Tus Santos y Tus Demonios") y es el debut cinematográfico del escritor Dito Montiel, en la que se basa (autobiográficamente) la película, también del mismo nombre de su novela. No es que sea un peliculón, pero si es una película muy interesante y que tuvo bastante buena acogida en la crítica y en los circuitos de cine independiente. Para mi, que no la conocía, el encontrármela anoche en la televisión, me ha resultado una grata sorpresa. He de admitir que siempre me han gustado esas películas  con tintes "autobiográficos" (esta sin duda lo es) y que suceden en las barriadas de New York como el Bronx, Harlem o Queens. No por nada la ciudad de New York tiene tanto encanto y es tan "querida" por el mundo del cine. Películas como "A guide to recognizing your saints" también aportan algo a ese aura tan cinematográfico de New York (en concreto de Queens). Claro está que son tantas y tantas películas de parecido corte, que ya nos resulta que todo es mentira o inventado para el cine en New York. También por eso, muchas veces nos parece que una película abusa de ciertos clichés, pero nada más lejos de la realidad, esos clichés suelen ser verdaderos y como en alguna que otra ocasión se suele decir... "a veces la realidad supera a la ficción". En este caso la ficción está basada en hechos reales y además están contadas en primera persona (primero fue la novela) por el mismo personaje detrás de las cámaras.


Lo más que me gustó de "Memorias de Queens" fue su reparto, que en lineas generales está sobresaliente y después la dirección se ve que está bastante curada y estudiada, tratando de comunicar al espectador, los sentimientos o la percepción del autor. Muchos dicen que es demasiada poética y que el Dito adulto (interpretado por Robert Downey Jr.) es muy bohemio, pero no podemos olvidar que estamos hablando de que el personaje y el director (que son el mismo) es un escritor. Así que la "poética" y la "bohemia" está en parte justificada. Después está el montaje que además de los "flash back" se aprovecha de otros recursos, como voces en off (pensamientos) que después se repiten en voz propia y en algunas secuencias, adelantando trozos de la acción que va a suceder inmediatamente. Aunque es verdad que empieza algo lenta, después va cogiendo ritmo, ayudado por estos recursos de montaje que sólo tienen por labor identificar al protagonista y su entorno de forma algo desordenada y hasta dubitativa, tal y como parece que fuera la adolescencia en los 80 de Dito Montiel.


Lo mejor de la película es sin duda esos recuerdos de los 80 en los que era un joven rodeado de otros jóvenes que vivían de una forma u otra en condiciones para nada buenas o de salud mental. Entre esos personajes y amigos, destaca Antonio (Channing Tatum) que es el más grande y también el más violento. Su personaje rivaliza completamente con Dito (Shia LaBeouf) pues se sobrentiende que el padre de Dito "quiere" y "admira" más a Antonio, por su carácter. En el personaje del padre de Dito nos encontramos a un Chazz Palminteri algo desdibujado, con diálogos un tanto incongruentes o inconexos. Tal vez a muchos no les agrade este personaje (comparados con otros del actor), pero a mi me resultó de lo más adecuado para poder capitalizar el problema que enfrenta Dito con sus "demonios" o mejor deberíamos de decir "santos" devotos. No se puede obviar que el motivo del regreso de un Dito ya adulto y escritor a su Queens de la infancia, se debe a la enfermedad de su padre, al que tendrá que enfrentar por última vez.



El círculo de amistades de Dito parece ser el de un grupo de jóvenes disfuncionales, de familias también algo disfuncionales. A Antonio su padre le pega brutalmente y su hermano Giuseppe es un desequilibrado mental. Además está Nerf que aunque es blanco, es de padre dominicano y el que más normal se presenta es un chico escocés llamado Mike que comparte con Dito el gusto por la música. A parte de ese grupo de amistades está la joven Laurie, una chica negra de la cual Dito se enamora. Entre todo esto, Dito sufre el acoso violento de un chico puertorriqueño, que se vuelve tan insoportable que Dito piensa en irse de Queens a California, lo que le trae la separación con su padre. Aunque muchas de estas "tramas" o historias ya las hemos podido ver de alguna u otra forma, "Memorias de Queens" no deja de ser original en la forma en la que lo presenta y también el hecho de estar basado en "hechos reales" (maquillados por el mismo Dito) la hace ser algo más interesante.


Está de más decir que Dito finalmente se va de Queens (la película empieza con su regueros ya de adulto) y que al regresar veremos a la mayoría de sus amistades ya también adultos, como Laurie interpretada por la siempre exquisita Rosario Dawson. En su vida de adulto, Dawson es de lo mejor, mientras que Robert Downey Jr. tiene una función un tanto más testimonial de lo que se encuentra en su Queens después de haberla "abandonado". Tan sólo veremos un Robert Downey Jr. más dramático en el enfrentamiento de Dito con su padre. Aún así, no es lo actual lo más importante y con más fuerza de la película, es precisamente los 80 y las actuaciones de la gran mayoría de los actores jóvenes. Destacan por encima de todos Channing Tatum y Shia LaBeouf (justo antes de "sumergirse" en "Tranformers"). Me parece un buen actor Shia LaBeouf, pero creo que no ha sabido direccionar del todo bien su carrera (aparte de los millones) y llegué realmente a odiar su papel como hijo de Indiana Jones, pero en esta película resulta ser de lo mejor.



No voy a comparar "Memorias de Queens" con "Uno de los nuestros", "Historias de Bronx", "Sleepers" o inclusive "Rebeldes" como muchos han podido hacer. No creo que tengan mucho que ver. Ni siquiera la violencia llega a ser tanta y cruel. Si tuviera que "acercarla" a cualquier otra película la acercaría tal vez a "Crooklyn" (1994) de Spike Lee, más bien por lo que tiene de biográfico y por la extraña "melancolía dulce" de los recuerdos del barrio de la infancia y la juventud. Además tiene el beneficio de la música que acompaña a la película, tan necesaria e importante en este tipo de películas, que más allá de querer contar una historia, lo que quiere es transportarnos en el tiempo y de alguna forma u otra "exorcizarnos" de nuestros "demonios" o "reconciliarnos" con nuestros "santos"... según como cada cual lo quiera ver. Dito así pudo "reconocer sus santos", nosotros tal vez una buena película (o algo más).

No hay comentarios:

Publicar un comentario