viernes, 11 de enero de 2013

50/50: MITAD COMEDIA, MITAD DRAMA


Esta es una de esas películas que por alguna razón extraña no llegué a ir a ver al cine (no estuvo mucho tiempo en las salas de cine) y eso que le tenía mucho interés. Pero bueno, anoche la pude ver en la televisión, en mi propia sala y en la comodidad de mi sofá. "50/50" no es un peliculón (pero esta muy cerquita), tal vez por que no se define del todo como una comedia (difícil por tratarse del cáncer) y tampoco lo hace como un drama lacrimógeno (que también se agradece). Eso hace que sin ser un peliculón, si sea una gran película que aborda el delicado tema de una enfermedad (muchas veces terminal) como el cáncer. Seguramente el acierto de que no resulte "hiriente" o "paródica" en la comedia, ni excesivamente sensiblera o ñoña en el drama, se debe a que supuestamente el guionista Will Reiser puso algo de su experiencia en el guión. Aún así y que el guión resulta bastante ameno, los mejor son las actuaciones (todas ellas), haciendo hincapié en el protagonista Joseph Gordon-Levitt como paciente de cáncer y su mejor amigo Seth Rogen. De todas formas no se pueden obviar las destacadas actuaciones de una señora actriz Angelica Huston (como la madre), Bryce Dallas Howard (como la novia) y Anna Kendrick (como una joven psicóloga). No son sólos los únicos, son unos secundarios (casi de lujo), pero también están dos pacientes de cáncer que comparten con Adam el proceso de quimioterapia  y el padre de éste, que además sufre de Alzheimer.





Como bien su título indica "50/50" es una película que lo divide todo a la mitad, como el porcentaje de vida o muerte que tiene Adam del cáncer que padece. Mientras que lógicamente el personaje de Joseph Gordon-Levitt (Adam) lleva la carga dramática, Seth Rogen se encarga con su irreverente personaje de poner la comedia. No es un toque cómico para descojonarse, simplemente es una de esos "tintes" cómicos que hacen que siempre tengas una sonrisa dibujada en la cara y te puede sacar alguna que otra carcajada. Aunque los actores hacen que la película funcione al 100% (complementándose al 50%), es verdad que la película tiene el tono de una película sencilla pero con una historia muy profunda. Es casi una "comedia soft" y romántica. Los detalles de comicidad que hacen "enfrentarte" como espectador a la "experiencia" del cáncer, ayudan a ser el catalizador perfecto en una historia que no deja de ser una "historia de amor" (con su romance incluido). Es básicamente predecible y hasta puedes imaginar fácilmente cual será el final, pero eso no quita el interés. Adam es un chico convencional con una guapa novia, pero sin mucha actividad sexual, mientras su amigo (menos apuesto) es algo más extrovertido y sólo piensa en "echar un polvo" con la primera chica que se le cruce. Cuando Adam se entera de su enfermedad, no tan sólo cambia su vida, si no también la vida de la gente a su alrededor y es interesante ver cual es el desempeño y la reacción de cada uno de ellos, incluida su madre, a la que Adam no le habla mucho por considerarla demasiada sobreprotectora, hasta un punto agobiante. Entre todo esto está la joven doctora en psicología a la que Adam es referido para que afronte su nueva condición como paciente de cáncer, a la que no le tiene mucha confianza por su juventud pero que termina convirtiéndose en un gran apoyo.


"50/50" es una película fácil de digerir, no es un drama a lo "Philadelphia" o una comedia a lo "Intocable", es una película que está entre medio, con un poco de una y algo de la otra. Para aquellos que tal vez hayan vivido (de una forma u otra) una experiencia como el cáncer, puede ser aún más "simpática" y "noble" en sus intenciones. No es ofensiva en ningún momento y los momentos de "dolor" o "desesperación" están tratados de una forma que sin dejar de ser "real", tampoco se convierte en un "mar de lágrimas". Creo que es lo que más me ha gustado de "50/50", su naturalidad en hacer ver un "drama" como el cáncer (tan ligado a la muerte) con algo de humor. Tal vez no diría tanto como algo de lo que uno se pueda reír, la comicidad de "50/50" se presenta en el sentido de que siempre, por muy dramática que pueda ser una situación, siempre el ser humano trata de buscar (y en cierta forma encuentra) una forma de "sentirse bien" consigo mismo y con los que le rodean. Sobre todo, es muy importante el hecho de que cuando te enfrentas a una situación difícil que te atemoriza, el saber que tienes familia, amigos y un amor en el que confiar...


Para mi "50/50" me ha hecho recordar momentos nada fáciles, pero aún así lo he hecho con una sonrisa en los labios (tal vez también la distancia en el tiempo haya ayudado). También me ha hecho cuestionarme cosas, pero más allá de esas dudas, me queda la certeza de que no se trata de la muerte... se trata de la vida, de cómo la has vivido y con quien la has compartido, también de eso se trata "50/50", una película que debería de ser vista, pues tiene muchas cosas que decir y de una forma amable y sincera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario