viernes, 1 de febrero de 2013

LA PELÍCULA: LOS DIARIOS DEL RON


Esta era otra de esas películas que tenía marcada en la agenda para ir a verla en el cine, pero no pudo ser y así que al final (como tantas otras) he terminado viéndola en mi casa y sentado en mi sofá. Tenía mucho interés en "Los Diarios del Ron" pues más allá de que estuviera Johnny Depp y que era una nueva adaptación de una obra de Hunter S. Thompson y lo que me gustó la adaptación de Terry Gilliam de "Miedo y Asco en Las Vegas" (también con Johnny Depp y el puertorriqueño Benicio del Toro), era una película que se centraba geográficamente en Puerto Rico. Después de haberla visto, creo que en parte me ahorré el dinero de la entrada del cine y que lo mejor que he sacado de "Los Diarios del Ron" es ver  (aunque sea en la televisión) bellas imágenes de mi isla Puerto Rico.



Ahora bien, no es que sea una mala película, pero creo que deja mucho a deber. Siempre es complicado hacer una adaptación de un libro y más poner en situación y contexto una situación que no es común para la gran mayoría. Aunque el conflicto inmobiliario queda claro, para uno que es puertorriqueño y seguramente sabe más de todo lo que implica el terreno de la Isla de Vieques (aunque no se menciona, pero así lo entendí), incluso políticamente, pues se me quedó incompleta (pero eso es a mi, funciona bien). Es lo que creo que le pasa a la película, que realmente quiere "bañarse" en las paradisiacas playas de Puerto Rico, pero prácticamente sin "mojarse". Se que muchos (seguidores de "Miedo y Asco en Las Vegas" - la película) esperaban una adaptación de "Los Diarios del Ron" más parecida a la película de Terry Gilliam. Para los seguidores de la obra de Hunter S. Thompson (a los que muchos no les agradó la adaptación de Terry Gilliam), parece que han encontrado "Los Diarios del Ron" con poco espíritu "gonzo". Y eso que la película empieza bien y todo en un inicio (personajes y situaciones) aparenta que veremos una película algo más alocada y "empapada" de ron. Si que tiene escenas hilarantes (en especial la persecución con policía incluida) y los actores secundarios todos están dentro de lo correcto a muy buenos, como Michael Rispoli (podía haber sido Benicio), Aaron Eckhart o Giovanni Ribisi, pero conforme va pasando la trama, la película va decayendo poco a poco, llegando casi a la sensación de no haberte contado nada o muy poco cuando termina. Aún así, para un puertorriqueño (como yo) no es poco lo que cuenta (y lo que quiere contar), pero aunque Johnny Depp haya estado filmando en Puerto Rico (anteriormente a esta película) no ha logrado en su producción (era una obsesión del actor hacer esta película) "empaparse" de ron, para poder exponerlo de una forma más eficaz. Parece que tan sólo se bebió el ron y aún así, tampoco es lo más notable de la película, dejando una sensación de "resaca" seca y vacía.



Claro, que por lo que digo, parece que no me ha gustado y vuelvo e insisto que no es tanto así, tan sólo que esperaba algo más.  Me ha gustado "los Diarios del Ron", pero esperaba algo más de "borrachera", algo más de "delirio", algo más de "periodismo" y también algo más de "seducción". Digo esto, por que en algunos países (como México) se tituló como "Diarios de Seducción". Me imagino, por vender la imagen de un Johnny Depp seductor en un paraíso terrenal que da pie a ello, pero el personaje de Johnny Depp no es del todo seductor, se puede decir que es él el seducido ante la imponente belleza de una Chenault (Amber Heard) que está impresionante (de guapa) y de un paraíso como lo es Puerto Rico. Más allá de que seas hombre y te dejes seducir por Amber Heard o seas mujer y te seduzca ya de por sí Johnny Depp, lo que está claro que en esta película tiene mayor poder de seducción es Puerto Rico. Un Puerto Rico de principios de los 60, que vive un momento convulso y de cambio ya que hace tan sólo algo menos de una década ha cambiado su estatus político en su relación con los USA, el ahora conocido ELA (1952). Antes el gobernador era decretado por el gobierno norteamericano y en esos primeros años, los puertorriqueños están tratando de dirigir su propio país y de manejar su propia riqueza. Aún así, la mayoría de los personajes pudientes e influyentes dentro de Puerto Rico, son en su mayoría estadounidenses. En esa situación se encuentra el periodista Kemp cuando llega a un "derruido" periódico llamado The San Juan Star. Con ello también se encuentra en un lió de intereses económicos y urbanísticos que van en contra de la ley establecida de terrenos no edificables (a alguien le suena este problema). Además de todo ellos se cruza también una especie de "lío de faldas". El problema de "Los Diarios del Ron" es que nunca adquiere un tono definido, parece una comedia pero no lo es, parece un drama pero tampoco y no llega a ni si quiera asomarse al romance. Toca todos los palos, pero ninguno en concreto y eso hace que pierda fuerza. Toda la que tiene en algunos momentos con imágenes y secuencias como las de las peleas de gallos y sin duda alguna cuando comparten escena Kemp (Depp) y Salas (Rispoli), con los mejores momentos de la película.



¿Es recomendable "Los Diarios del Ron"? A mi me puede mi corazoncito boricua y he de decir que siempre es recomendable ver una película filmada en Puerto Rico (inclusive "Havana Nights"), aunque tan sólo sea para ver los paisajes. Si eres fan de Johnny Depp, también es recomendable, pues está muy bien. Si eres seguidor de la obra de Hunter S. Thompson (y no te gustó mucho "Miedo y Asco en Las Vegas") también deberías de verla y tal vez te guste más que a la mayoría. Si eres puertorriqueño y con los últimos sucesos de la Isla de Vieques, te has sentido "ultrajado", también la encontrarás interesante. Si por lo demás quieres ver una buena película sin más, también es una opción. Si después de todas estas razones, aún no te llama la atención, pues si no la ves, tampoco te vas a perder nada. Así que cada cual que decida, yo ya la vi y con eso me basta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario