lunes, 8 de abril de 2013

DOBLE SESIÓN: RUBY SPARKS & MÁS EXTRAÑO QUE LA FICCIÓN

Ya había dicho que tenía por ahí alguna que otra película para traer a La Taberna y también está el hecho de que en esta semana, después de la muerte de Jesús Franco, también se nos han ido la actriz Mariví Bilbao, posiblemente el mejor director del cine erótico español, Bigas Lunas y hoy mismo Sara Montiel, una de las primeras actrices españolas en cruzar el charco y trabajar en Hollywood. Así que el mundo del cine español, está indudablemente de luto.

Hoy (aunque las "dobles sesiones" son más adecuadas para el fin de semana), antes de que regrese el fútbol y la Champions, he decidido aventurarme con una "doble sesión" de cine, con dos películas que guardan un nexo en común, el escritor "creador" y el personaje "creado". Eso sí, aunque ciertamente tienen algunos detalles que las asemejan, son bastante distintas entre sí, pero que para los amantes de la ficción literaria, el humor y algo de romance, son dos buenas películas para pasar una tarde-noche entretenida, en el sofá (junto a tu pareja, si es posible). Empezaremos por la más reciente, "Ruby Sparks: La chica de mis sueños" (2012) y seguiremos con "Más extraño que la ficción" (2006).


Lo que en un inicio me llamaba bastante la atención de "Ruby Sparks", era que además de ser una película de circuito de película independiente, contaba como protagonista a Paul Dano, que creo que es de los actores jóvenes el que más me gusta y el que he visto en mejores películas. También venía con buenas reseñas de críticas favorables y está dirigida por el mismo dúo que nos regaló "Pequeña Miss Sunshine". La que no conocía prácticamente (o no recordaba haberla visto anteriormente) es a su co-protagonista y guionista Zoe Kazan (nieta del director Elia Kazan), pero aunque se presenta al inicio como para tener en cuenta, a mi personalmente fue la que menos me gustó de la película. No es que este mal o desentone (es una comedia, que no necesita de grandes actuaciones), pero que vamos, como personaje femenino y "chica de mis sueños", a mi no me llegó a "atrapar" del todo. No sé si el hecho de que ella misma haya escrito el guión y se haya puesto como la "chica de los sueños" de Paul Dano (que en verdad lo es, ya que son pareja), ha hecho que llegue un momento de la película, en dónde tal vez adquiere un sentido dramático e importancia protagónica, que posiblemente o no venía a cuento o se ve demasiado exagerado. Me imagino que dependiendo del gusto del espectador, molestará más o menos. El caso, es que "Ruby Sparks" nos presenta a un joven escritor (un genio de la literatura) que está en un momento de crisis creativa y en un bloqueo literario. Además de ser un chico solitario, prácticamente sin amigos y sin una pareja. Su único "amigo", es su hermano, con el que comparte todo lo importante de su vida, incluso más que con su psicoanalista. Es cuando después de una sugerencia de su psicoanalista, el joven escritor empieza a escribir sobre una chica Ruby Sparks a la que si le cae bien su perro. Todo esto se vuelve en un delirio cómico y en los mejores momentos de la película cuando su personaje Ruby adquiere vida. Hay la verdad que momentos bastante hilarantes y que logran sacar una leve carcajada, en dónde el hermano del joven "creador" de Ruby Sparks, logra gran notoriedad en la película. Claro, que una vez aparecida la "chica de los sueños", todo empieza a coger un tono de "comedia romántica", que funciona en un principio bastante bien, pero que llega un momento que la misma historia te está pidiendo un giro, algo nuevo. Eso es justo después de la aparición de Annette Bening y Antonio Banderas y es cuando de la comedia pasamos a una especie de drama que consigue su punto álgido con una escena que raya en la histeria. No sé si era innecesaria la forma en la que se presenta o si tal vez resulte un poco larga y sobreactuada (por parte de Zoe Kazan). Sin embargo, después de haber llegado a un clímax que puede dejar una sensación un poco "amarga", la película se resuelve bien, de una forma tal vez más natural y que aún siendo una resolución típica de una "comedia romántica", deja a uno satisfecho. Lo curioso o más apreciable, es que es un gibón escrito por una mujer, por lo tanto el romance puede parecer en ciertos momentos "ñoño" o demasiado "fresita", pero no deja de tener sus momentos, digamos que algo más "sexistas-machistas" (si es que se puede definir de esa manera), en dónde también se refleja el punto de vista del hombre dentro de una relación y sobre todo la posibilidad y capacidad de "crear a la chica de tus sueños". Otra cosa es que eso sea posible o que por el contrario funcione o salga bien. Al menos, si puedo decir que "Ruby Sparks: La chica de mis sueños" funciona en su conjunto y es bastante entretenida, aunque tal vez resulte que no encuentres a "la chica de tus sueños" en la película. Bueno, la lección será que nunca nadie es perfecto.





Pues viendo "Ruby Sparks" fue que recordé "Más extraño que la ficción", una película que vi (sin tener conocimiento) en un viaje de autobús de Madrid a Granada. Está dirigida por Marc Foster ("Descubriendo Nunca Jamás") y protagonizada por Will Ferrell, en uno de esos personajes inusuales. Digo esto, por que si bien la trama se presta a la comicidad de muchas situaciones, "Más extraño que la ficción" no es una comedia al uso, de grandes carcajadas y con Will Ferrell haciendo "tonterías". Es más, es mucho más profunda en su contenido que "Ruby Sparks". Acompañan a Will Ferrell actores como Dustin Hoffman, Emma Thompson, Queen Latifah y una Maggie Gyllenhaal que como "chica de tus sueños" es bastante "exquisita". Yo tengo que reconocer que no sé por qué extraña razón, me gusta esta chica, pero es que además su personaje como joven panadera, tatuada (con cierto rollo "working girl" de los años 40-50) y algo anarquista o antisistema, me resultó del todo "atrapador". Es una pena, que entre tanto trama que se cruzan y entrelazan, su personaje no salga más. En "Más extraño que la ficción" nos encontramos a un auditor de hacienda, interpretado por Will Ferrell, que lleva una vida totalmente monótona y aburrida (al menos para el espectador), sin amigos... solitaria. Sus problemas es cuando empieza a escuchar una voz que narra todo lo que él hace en su vida. Esto le lleva a buscar ayuda en un experto en literatura (Dustin Hoffman), para poder descubrir de que autor o libro es un personaje. Aquí es dónde entra una "desquiciada" Emma Thompson, una escritora reconocida, pero que hace diez años que no publica nada y está en un bloqueo y crisis creativa, no sabe como matar a su personaje principal. El conflicto se genera en que Will Ferrell entiende que no es dueño de su vida y que hay alguien que puede decidir cuando va a morir y esta inquietud se acrecenta cuando conoce a una joven panadera a la que tiene que auditar por no haber pagado todos sus impuestos. Aunque en un principio existe enfrentamiento entre ambos, no puede evitar sentirse atraído por la joven repostera, que viene a darle a su "aburrida" y solitaria vida, razones nuevas para vivir. "Más extraño que la ficción" es una película bastante inteligente, dentro de su surrealismo y está claro que en una historia tan "inverosímil" pero creíble, pueden haber ciertos detalles que puedas pensar que no tienen sentido o fallos en el guión. Son tan mínimos, que pasarán desapercibidos (yo me los cuestioné después de verla varias veces), por que lo que de verdad engancha, además de las actuaciones, es la "inseguridad" de Will Ferrel, el "desquicio" de Emma Thompson, la "excentricidad" de Dustin Hoffman y la "dulzura anárquica" de Maggie Gyllenhaal y como todo ello se entrelaza entre sí y se complementan. También "Más extraño que la ficción" tiene un final propio de una "comedia romántica", pero lo anteriormente visto no se atañe tan sólo a ese romance entre personajes, que hasta en cierto punto lo agradeces, más si viene precedido de situaciones, digamos que no del todo agradables o al menos impactantes.




Son dos buenas opciones para disfrutar de cine de ficción, basada en el ambiente literario, de sus autores y sus personajes. Según gustos y aficiones, te puede gustar una más que otra, pero la verdad es que ambas van casi a la par, teniendo cada una de ellas lecturas diferentes, pero muy acertadas. Yo personalmente prefiero "Más extraño que la ficción", pero "Ruby Sparks: La chica de mis sueños" es un buen reflejo de las relaciones entre parejas, más entre jóvenes adultos, que aún están empezando su relación. Además, que por muy enamorado que estés y tu chica sea una "dulzura" (anárquica o no), de lo que estoy seguro es que encontrar realmente a "la chica de tus sueños" es "más extraño que la ficción". Que lo disfruten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario