lunes, 20 de mayo de 2013

ALL GOOD THINGS: PARA LOS AMANTES DE RYAN GOSLING O KRISTEN DUNST


Las otras noches me topé en una canal de televisión (de esos exclusivos de películas) con "All Good Things" con Ryan Gosling y Kristen Dunst. Algo ya había leído sobre la película, sobre todo del personaje de Rayan Gosling (un psicópata) y la actuación de Kristen Dunst (como su mujer) que muchos ponen como la mejor de su carrera. Después de haberla visto, reconozco que tanto el uno como la otra son las dos mejores razones para ver "All Good Things", una película que en su contenido y estructura es la típica película de sobremesa de sábado o domingo. "All Good Things" es una película independiente, que si bien tiene un tratamiento correcto, es su historia la que no termina de convencer, aunque si engancha.


Todo comienza con un joven Rayan Gosling hijo de un magnate, propietario de numerosos edificios en New York, al que le llaman para que vaya a revisar un problema de plomería en uno de las propiedades de su padre y es cuando accidentalmente conoce a Kristen Dunst. Todo es normal, con un hijo que quiere desligarse de los negocios de su padre, pero (muy a lo "El Padrino") que termina claudicando al negocio familiar, que termina por afectarle a él (en su personalidad) y a su esposa. Poco a poco se van descubriendo cosas turbias, lo que hace que "All Good Things" se vaya trasnformando en un "thriller psicológico" en donde veremos a un Ryan Gosling en un papel que lo acerca al ya famoso de "Drive" (un personaje retraído y callado), pero con diferentes matices y a una sufridora y temerosa Kristen Dunst, que si bien tampoco es para tirar cohetes, si presenta momentos de actuación que pueden mostrar lo mejor de su carrera. Seguramente sea su papel más complejo, pero aún así no lo considero el más redondo. Seguramente el problema de la película, que está basado en unos hechos reales que nunca se llegaron a esclarecer, sufra esa parte de información "inexistente" en dónde te da a entender lo sucedido, pero sin poder llegar a una conclusión que ni la misma policía supo determinar. Por eso, muchos espectadores, después de que el conflicto está creado y presentado, al término de la película puedan sentirse algo "decepcionados" si esperan una conclusión determinante. Yo lo esperaba, pero viendo que nunca se llegó a esclarecer el asunto, pues el lógico que todo quede como en el aire. Eso, afecta también a la construcción del personaje de Rayan Gosling que empieza contando, respondiendo a una serie de preguntas, lo sucedido mientras vamos viendo en la pantalla todo el desarrollo de la trama y los personajes. No llega a ser un personaje completo, por que nunca llegamos a entender del todo su "motivación" más allá de un problema psicológico ante el evento de la trágica muerte de su madre y su "conflictiva" relación de afecto con su padre. Termina con un Rayan Gosling ya adulto (más que entrado en canas) en un personaje que te queda la sensación de no saber de qué forma juzgarlo, aunque todo lo visto con aterrorizad te lleven a un pre-jucio personal. Como detalle, al parecer el personaje de la vida real, una vez vista la película, dio su visto bueno, aduciendo que le había gustado en su conjunto.


"All Good Things" no es una pelíucla memorable, seguramente estará en tu cabeza durante unos días, quizás semanas y después se vaya diluyendo como un azucarillo en el café, pero aún así, sí puede resultar una opción para una tarde aburrida de sábado o domingo, de esas en las que después de comer, te gusta tumbarte en el sofá. Puede que corras el riesgo de quedarte dormido, pero seguramente si te metes dentro de la trama y el misterio que presenta, no lo hagas. Si aún así el sueño es más fuerte, pues tampoco vamos a decir que te estás perdiendo una obra de arte. También algo que puede servir, es si eres seguidor o te gustan Rayan Gosling  y Kristen Dunst. A mi personalmente me gustan los dos, Rayan Gosling como actor (normalmente me gustan las películas que hace) y Kristen Dunst como mujer (ya la tuvimos en un "Top 5: Feas Atractivas"), así que ambos son también un aliciente para una película que seguramente de no haber tenido ambos nombres en su cartel, hubiese tenido peor suerte. También cabe destacar la participación de Frank Langella como padre de Rayan Gosling, puede que inclusive mejor que los dos antes citados, aunque pocos lo hayan reseñado en las críticas a la película. Vuelvo y digo, una buena opción para una calurosa sobremesa de verano, dónde tal vez no haya nada mejor que hacer que tirarse en el sofá a ver una "simple" buena película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario