domingo, 22 de septiembre de 2013

LA PELÍCULA: LAS VENTAJAS DE SER UN MARGINADO


"Las ventajas de ser un marginado" está muy cerca de ser un "peliculón". Seguramente lo que la aleja de ello son "detalles" que bien en el contexto global pueden pasar desapercibidos. Uno de esos detalles, es la "justificación" de que si eres un adolescente "marginado" o "invisible" (cómo se tradujo en México), es por que necesariamente tienes "problemas mentales". Ejemplos hay como "Donnie Darko" o "Una Divertida Historia", en dónde el protagonista es un joven adolescente con problemas psicológicos. Pues en "Las ventajas de ser un margina", también el protagonista Charlie es un joven con "problemas mentales", que después de que su mejor amigo se suicidara, está por empezar el primer año de instituto. Digo que me molesta (aunque sea una adaptación de una novela) siempre el hecho de que parece que va vinculado ser un "marginado", con ser un "inadaptado social" con "problemas mentales", lo que hace que no puedas llegar a relacionarte "normalmente" con las personas "normales".


Siempre me he considerado un "marginado" en mi adolescencia. En el instituto nunca fui de los "chicos populares" y tenía amigos que podía contar con los dedos de una mano. Además, tampoco era un "ligón" y siempre daba la "mala pata" de irme a "enamorar" de la chica equivocada, además de que nunca me daba cuenta de qué chica si estaba "interesada" en mi. Vamos, lo que yo entendía por ser un "invisible" para la mayoría. Además, mis gustos musicales no eran los mismos que el de la gran "mayoría" y también decidía ir a pocas fiestas, por entender que nadie me vería o me haría caso. Parece trágico leyéndolo así, pero de seguro que muchos se sienten o se sintieron como yo en su etapa de instituto... por que no nos engañemos, el que más o el que menos, en aquella época de instituto, siempre se sintió como que no encajaba. Es lógico, la adolescencia es esa etapa en la que cada uno busca su lugar en esta vida. Lo que termina por definirte en la "mayoría de edad". Por eso es que "Las ventajas de ser un marginado" funciona tan bien, por que sin dejar de ser una típica película de adolescentes, logra darle una profundidad a los personajes que hace que de una forma u otra, termines por identificarte con uno de ellos. Además, que "el trío" de actores principales es un "plus" añadido, para una película que tal vez sin ese "gancho", hubiese corrido peor suerte.



Logan Lerman es el protagonista principal, un joven llamado Charlie que después de pasar una temporada en una institución mental, está a punto de empezar una nueva etapa en su vida, con el comienzo del instituto. Es callado, retraído y con inquietudes literarias. Le gusta leer y escribir. Es lógico que con esas "características", sea el personaje con el que yo directamente me identifique. Todo esto, "adornado" con un pasado ligado a la figura de su tía Helen. Charlie, decide acercarse a Patrick, que no lo rechaza y además decide "incorporarlo" a su grupo de amistades. El grupo de los "marginados", jóvenes que disfrutan de la música que no suena en "Los 40 Principales", de películas de terror, hacen presentaciones del "Horror Picture Show" (un "gancho" más para esa generación "nerd" que ahora sobrepasa la treintena) y un largo etcétera que hacen que Charlie encaje. Junto a Patrick, está su hermanastra Sam, que viene a "representar" el interés amoroso "no correspondido" de Charlie. Es en Patrick y Sam, con las actuaciones de Ezra Miller ("Tenemos que hablar de Kevin") y Emma Watson las que mejores sensaciones dejan. Ezra Miller es por encima de todos el mejor, sin duda su personaje es el que al mismo tiempo viene a ser el más "extrovertido", deja también tras de sí más "introspección" dramática. Sin embargo con Emma Watson sucede que si bien su personaje no es tan complejo (el más plano de los tres) si deja una buenas sensación, sobre todo en pensar que logra "deshacerse" de su pasado "harrypotteriano". Además, como figura femenina no hay dudad que logra capturar toda la "belleza" que desprende en la pantalla, siendo esa figura que muy bien representa el "amor platónico" que todo hemos tenido alguna vez (como mínimo).


"Las ventajas de ser un marginado" cuenta con una sólida estructura, con varios conflictos emocionales de los diversos adolescentes que hace que la película funcione y se amena. La dirección es bastante discreta, pero tiene momentos muy buenos y efectivos. Además, de que el director (el mismo que escribió la novela) logra hacer un buen "montaje" en paralelo de la sub-trama de la "tía Helen", logrando "desempolvarla" sin que se "ensucie" el resultado final. Las mejores escenas de la película suelen venir acompañadas de música, buena música, haciendo que la "banda sonora" sea otro aliciente más. También tirando de un clásico de David Bowie como "Heroes" (1977). Nunca "Las ventajas de ser un marginado" pone explícitamente la época en la que se desarrolla (sin ninguna fecha en concreto), pero se puede entender que transcurre en la década de los 80 (se intercambian música grabada en "cassettes"), tal vez principios de los 90 (hay una alusión al "CD") y toda la música suele ser de los tardíos años 70. De todas formas, destaca por encima de todas las canciones, la mencionada anteriormente. Una canción "Heroes" que si bien es original de David Bowie, en el 1998, un año antes de que "Las ventajas de ser un marginado" (la novela) fuera publicada por "MTV Books" en el 1999, un grupo llamado "The Walflowers" hacía un "remake" de la canción para la película "Godzilla", siendo un gran éxito. Para muchos, aquella canción de "Heroes" de "The Wallflowers" es su único "hit". Curioso por demás que en inglés es "The Perks of Being a Wallflower". Más curioso puede resultar que el líder y vocalista de "The Wallflowers" sea el hijo de Bob Dylan, Jakob Dylan (que además guarda un cierto parecido con Ezra Miller). Puede que como bien dice el nombre de su banda "The Wallflowers", también haya sido un "marginado" a la "sombra de su padre".




En definitiva, más allá de anécdotas y coincidencia, "Las ventajas de ser un marginado" también comparte ese sentimiento de que las canciones (y libros) que te acompañaron en la adolescencia, te acompañan toda la vida y cuando pasan los años y vuelves a escuchar aquella canción que te hizo "sentir infinito", es cómo si volvieras a sentir la misma sensación. Tiene muchas cosas a favor, más allá de la "cara bonita" de Emma Watson (que ya hemos tenido en La Taberna) o de un buen "puñado" de canciones. Es una película con "sentimientos" que logra "enganchar", siempre y cuando dejes que eso suceda. Es como bien dicen en la película, "tenemos el amor que creemos merecer" y si "Las ventajas de ser un marginado" es una muy buena película, pero no llega a ser un "peliculón", es por que su "autor/director", entendió que no "merecía" más. A veces es mejor no saturar con más de lo que se puede dar. Altamente recomendable. Desde ahora, una de mis "merecedoras".

No hay comentarios:

Publicar un comentario