martes, 29 de octubre de 2013

DISCOS IMPRESCINDIBLES: TRANSFORMER - LOU REED


Hacía mucho que La Taberna no tenía música (antes de la b.s.o. de "Gravity") y tampoco traíamos un "disco Imprescindible", pero el domingo a muchos nos pilló de sorpresa la noticia de que Lou Reed, "The NY City Man" había muerto. Todo parece indicar que fue a causa de unas complicaciones posteriores a un transplante de hígado hace pocos meses. Sea como fuera, en La Taberna no queremos dejar pasar la oportunidad de rendir homenaje a uno de los últimos "artistas puros" del siglo pasado. Cuando digo lo de "artista" no me refiero solamente a su carrera musical, si no más bien a su forma de vivir y entender la vida y todo lo que significaba su entorno, al mismo tiempo de como se dio su, digamos "salto a la fama". Lou Reed tuvo unos inicios inciertos dentro del mundo de la música, que ni siquiera su "pop"ular amigo Andy Warhol pudo catapultar. El pintor inclusive llegó a realizar alguna que otra carátula para algún disco de su grupo "The Velvet Underground", un grupo que nunca gozó de repercusión "comercial" y Lou Reed terminó por dejarla en 1970, después de seis años y cuatro discos, de los cuales el último "Loaded" fue el que alcanzó un modesto éxito con canciones como "Sweet Jane" y "Rock And Roll". Pero Lou Reed, como buen "artista", fue de esos que adquirió una fama posterior y que no era "apto" para el éxito "comercial". Sin embrago "The Velvet Underground" fue desde el inicio un grupo bien acogido en los círculos más "underground" de la ciudad de Nueva York y como la gran mayoría de artistas, grupos y cantantes que iban surgiendo en aquellas décadas de los 70 y 80, siempre ponen al grupo liderado por Lou Reed como de su principal influencia. Muchos indican que Lou Reed fue "precursor" de toda la movida "punk" que se generó para la segunda mitad de los 70.


Lou Reed dejó "The Velvet Underground" en el 70 y en el 72 (después de dedicarse a la pintura, entre otras cosas) publicó su primer disco como solista, grabado en Inglaterra, con el nombre de "Lou Reed" y alguna versiones de su anterior banda "The Velvet Underground". Tampoco funcionó comercialmente, aunque ha día de hoy es pieza fundamental en la carrera de Lou Reed. Aún así, ese mismo año, a finales del 72, Lou Reed publica, con David Bowie de productor, su disco hasta el momento de más éxito comercial. "Transformer" presentaba a un Lou Reed más cercano al "glam rock" de Bowie y con él dejó canciones como "Walk on the Wild Side" (probablemente su mayor éxito), "Vicious" y "Perfect Day" (canción que aparece en "Trainspotting"), que a día de hoy son canciones que siguen marcando tendencias dentro de la música. Hasta ese entonces, nadie se había atrevido a hablar, no al menos de una forma tan directa y clara de temas como la homosexualidad, la prostitución, los travestis, la adicción a la heroína, la violencia y el suicidio, siempre con un halo de tristeza, que si bien en un principio no logró "enganchar" a la crítica y al mercado, finalmente ha sido reconocido por su valor artístico y por su influencia en toda una generación y posteriores géneros dentro de la música. Lou Reed hasta su muerte (últimamente se dedicaba a la fotografía), ha sido un "completo artista", aficionado a la lectura, de autores que también inspiraban las letras de sus canciones, en 2003 publicó un "disco doble" titulado "The Raven" basado en la obra de Edgar Allan Poe. Sin duda Lou Reed tiene mucho que mostrarnos dentro de la música, más aún ahora con el paso de los años y que han hecho que sea considerado uno de los artistas más influyentes en la música en las últimas décadas. Seguro que tiene más "discos imprescindibles". pero hoy en La Taberna nos quedaremos con su segundo trabajo en solitario, que vino acompañado de otro de los "grandes", como David Bowie. Ya no nos queda más Lou Reed en este mundo, pero siempre tendremos su música para recordarlo y "Transformer" como bien indica su título, transformó la carrera de Lou Reed y la música de toda una generación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario