miércoles, 2 de octubre de 2013

EL "SOFT PORN" DE "LOVELACE"


El nombre de Linda Lovelace está prácticamente ligada a la película porno "Garganta Profunda", que ha día de hoy sigue siendo la película porno más taquillera (y que logró exhibirse en salas de cine "comercial", no tan sólo en "salas X"). Reconozco que me he movido a ver "Lovelace" por dos razones obvias. 1. La importancia de Linda Lovelace y "Garganta Profunda" en el mundo "porno" y algo más allá, y 2. Por ver a Amanda Seyfreid, que desde hace tiempo que viene "llamando mi atención". No esperaba un peliculón, aunque no llegaba con muy malas críticas. Algo en lo que sí parecen coincidir la mayoría, es que para tratarse de la figura de Linda Lovelace y todo lo que le "rodeaba", la película se antoja demasiadamente "políticamente correcta" y hasta en cierto punto, según que espectador, puede pecar de ser "moralista" en exceso. Yo la encontré demasiado "correcta", sin querer "profundizar" demasiado en la "garganta" de la historia de Linda Lovelace y aunque deja sutilmente información que pueda ir en contra de la represión moral (y eclesiástica) que a veces (todos) vivimos, creo que también prefirió no "herir" la sensibilidad de la gran mayoría. Parece como si la dupla Rob Espstien y Jeffrey Friedman, hubiesen querido tratar la historia de Linda Lovelace (inmersa en el mundo del porno y la prostitución) como si de una "princesa Disney" se tratase. Claro, que si lo piensas así y crees que realmente esa fue la intención, hubiese adquirido un matiz diferente, con un alto contenido crítico a la sociedad "americana" y a cómo una niña crece con sueños de "princesa", para al crecer encontrarse con su "príncipe" que le "destroza" todo su "mundo de color rosa". El caso, es que eso es sólo una apreciación, una posibilidad, pero para nada acorde con la "realidad" de lo que se quiso mostrar.



"Lovelace" está basada básicamente en el libro "Ordeal" que escribió Linda Lovelace, para contar "su verdad", en dónde cuenta que fue siempre obligada (a punta de pistola) por su marido Chuck Traynor a prostituirse y a hacer películas pornográficas. Me parece que quedarse sólo con eso en la historia de Linda Lovelace es insuficiente. La película tiene cosas buenas, como por ejemplo el "enfoque" de la historia, en dónde comienza con una joven Linda Boreman que vive con sus padres en Miami. Es allí dónde conoce a Chuck y después de irse de casa de sus padres, huyendo de la opresión maternal (y religiosa), termina casándose. Es cuando desde una perspectiva muy "sutil", sin presentar grandes "conflictos" entre la pareja, tan sólo dando a intuir la "verdad", nos presentan todo el fenómeno que se generó alrededor de Linda Lovelace con "Garganta Profunda". Todo es "pomposo", casi como si fuera una "fantasía", dónde Linda es feliz, le agrada que la gente la "admire" y hasta llega a conocer a Sami Davis Jr. en una pase exclusivo (más fiesta) de "Garganta Profunda" auspiciado por Hugh Hefner ("Playboy"). Es cuando, de repente deciden dar un cambio drástico, con una "desmejorada" Linda, sometida a una prueba de polígrafo y empezamos a ver casi prácticamente la misma historia, pero ahora con la perspectiva o mejor dicho con el complemento de un Chuck Traynor violento, que obliga a su esposa a prostituirse y hacer películas porno. Lo malo, es que todo se centra únicamente en "Garganta Profunda", casi dando a entender que fue la única incursión de Linda Lovelace en el cine porno, con varias secuencias en las que la misma Linda, deja claro que no volverá a hacer porno. Deshubica y desorienta al espectador, que seguramente (si no sabe mucho más allá de "Garganta Profunda") se llevará una percepción equivocada de la vida y de la misma Linda Lovelace. En un principio me pareció un acierto ese "giro" en el guión, pero sigue siendo tan superficial y con falta de "fuerza dramática" (para un hombre violento hay poca "brutalidad") que no consigue "enganchar" y lo que es peor, ser creíble. Todo nos lleva a la conclusión, que es precisamente cuando Lovelace publica su libro "Ordeal", con la "verdad de lo ocurrido". Ya cuando está nuevamente casada  y con un hijo. Finalmente, después de haber estado apartada de su familia, regresa a Miami a "reconciliarse" con su madre. Después de ahí la nada. Las típicas letras "epílogo" de este tipo de "biopic", en dónde tan sólo te dan el dato de que "Garganta Profunda" recaudo sobre 600 millones de dólares, que Linda Lovelace murió en  el 2002 en Denver tras un accidente de tráfico y que meses después murió Chuck Traynor de un paro cardiaco. Nada más sobre Linda Lovelace y su vida anterior o posterior a "Garganta Profunda".


No deja de ser una película correcta, en dónde inclusive, para hacer más "aceptable" el "mundo del porno" (cuando presentan las escenas de la filmación de "Garganta Profunda") intentan distraer al espectador con escenas graciosas. Para aquel que se acerque a ver "Lovelace" impulsado más bien por la "curiosidad" que ocasiona el "mundo pornográfico", seguramente la encuentre "interesante". Aquel que tenga más nociones (aunque sean vagas) de Linda Lovelace, "Garganta Profunda" y el "porno", la encontrará bastante "vacía" e "irrelevante". Lo mejor es la actuación de Amanda Seydfried, pero que aún así se queda "corta", no sé si por las limitaciones del guión. El resto del reparto está correcto, sin "riesgos". Interesante ver a una "desmejorada" Sharon Stone como madre de Linda Lovelace. Muy poco para una película que "prometía" más o al menos a mi se me antojaba que indagaría y sería mucho más provocativa, tratándose de la figura seguramente más provocativa del "porno". No es que quisiera ir a ver "porno" al cine con "Lovelace" (para eso ya está la casa de uno y el internet), pero creo que a la figura de "Lovelace" (y a la industria pornográfica) le hubiese resultado mejor una película más cercana a la genial "Boogie Nights" (1997) de Paul Thomas Anderson, que no un "falso documental", que a final de cuentas es lo que han realizado Rob Espstien y Jeffrey Friedman, quienes han cosechado sus mejores éxitos del mundo del "documental". Aún les queda mucho para la "realidad ficcionada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario