lunes, 18 de noviembre de 2013

METEGOL: A MITAD DE CAMINO ENTRE LA VICTORIA Y LA DERROTA


Para un fin de semana que no hay fútbol, algo que mi chica lo celebraba, pues eso significaba que podíamos a salir a pasear, sin yo tener que estar sentado en el sofá viendo partidos de fútbol, se me ocurre llevarla al cine a ver "Metegol", una película que tiene al fútbol como transfondo. Vaya por adelantado la aclaración que le dije que si prefería ver "Machete Kills" (yo prefiero verla en mi casa y no gastar en el cine por la enésima "repetición" de "Desperado" de Robert Rodríguez) o "Carrie" (de la cual opino lo mismo, más bien por que lo que parece ser es que han hecho un "remake" para adolescentes), podíamos verla. Lo que pasó es que teníamos que esperar una hora o hora y media para cualquiera de las dos y finalmente nos metimos a ver "Metegol" y sorprendentemente, le gustó más a mi chica que a mi, que me quedé con buenas impresiones, pero malas sensaciones de la última película de Campanella. Lo que yo pensaba, antes de verla, a pesar de un trailer que tampoco tenía mucho gancho. Una película de Campanella, de animación y además de fútbol... tengo que verla. Pues ya luego de vista, sinceramente no creo que vuelva a verla, al menos que algún día mis hijos me pidan hacerlo y puede que eso no suceda.



"Metegol" tiene cosas positivas, empezando por que una coproducción hispano-argentina de animación no tenga nada que envidiar técnicamente a producciones de Hollywood, pero lo mismo se dijo de "Planet 51" (que a mi no me gustó nada y fue un desastre el que la realizaran en inglés buscando el mercado de los USA). "Metegol" es auténticamente latina (aunque sea argentina, no regionaliza, más allá de los acentos de los personajes) y está claro que en América Latina se vive de una forma especial la afición al fútbol. El problema de "Metegol" (basada en un cuento) es que resulta muy simple en su historia y muy estereotipada. No estoy en contra de los estereotipos, pues vivimos (queramos o no) en una sociedad estereotipada, pero en "Metegol" exageran un poco. Todo ya lo hemos visto antes en producciones de Hollywood, simplemente que aquí le dan el "sentimiento" latino (que ya con la globalización, hace que no sea tan diferente). "Metegol" es una moderna fábula animada, que coge de excusa el "metegol" (futbolín) para hacerla más comercial. Tiene a el chico bueno e indefenso, mientras que también tiene al otro lado al chico malo y todopoderoso (a lo Cristiano Ronaldo). A eso le unimos a una chica que es el interés emocional de el chico bueno y que inexplicablemente también resulta ser el objetivo del chico malo. Además le añadimos una serie de personajes secundarios que conforma en pueblo, cada cual más estereotipado y a eso le añadimos a los "jugadores de plomo" de un futbolín de un bar, que cobran vida por "arte de lágrima". Ya sabemos como acabará todo desde un inicio, pero también hay que darle mérito a Campanella, que además de una muy buena realización, "Metegol" tiene detalles originales y momentos que uno tampoco se esperaba, aunque el final sea un final feliz, al más pudo estilo de Disney.


Entre los aciertos, está el hecho de que el fútbol no centra toda la historia, es una señuelo. Aunque la película sí termina con su partido de fútbol, entre un equipo de profesionales y un equipucho de pueblo, todo lo demás transcurre en un nivel en el que el fútbol es sólo un pretexto. La parte más entretenida se da en una "feria de pueblo" en dónde se encuentran "atrapados" los personajes del futbolín. Resulta ser la más colorida, entretenida e original. Los personajes del futbolín que cobran vida están muy bien estructurados y sin duda poseen más carisma que los "protagonistas". Claro está que el "chico bueno", el "chico malo" y la "chica de por medio" son los protagonistas del mundo real, mientras que los "jugadores del futbolín" son los protagonistas del mundo fantástico. En "Toy Story" los protagonistas son los juguetes, de eso no hay duda. En "Metegol", aunque los "jugadores de plomo" tienen mayor personalidad que Amadeo (el dueño de los "juguetes"), la historia gira alrededor de Amadeo, su rival y la situación del pueblo, que a la postre resulta lo menos original de la película. "Metegol" sobrevive mientras que los "jugadores de plomo" tiene protagonismo, el resto de personajes no tienen ni la fuerza, ni el gancho como para entretener lo suficiente al espectador. Aunque durante el partido final, Campanella hace uso de diferentes "chistes" para darle vida a un partido de fútbol (algo aburrido), aún así no logra reflejar realmente esa "pasión" que el mismo se jacta de que provoca el fútbol.


"Metegol" es una película entretenida, pero sin más. Es más, en la sala (era temprano en la mañana) además de yo y mi chica , habían tres jóvenes y dos familias jóvenes con un niño cada uno (niño y niña, de entre unos 5 y 8 años). Ambos niños, antes de que aparecieran los créditos finales, estaban desando que ya se acabara la película, lo que muestra que tal vez no sea tan entretenida para niños (que de seguro se lo pasaron mejor cuando veían el trailer y su "salchichas con puré"). Aunque también pienso, que Campanella usa los antiguos métodos de películas para niños, con la fantasía y dándole "valores" a sus personajes, pero creo que ya los niños no son como antes. Para el adulto (que acompaña al niño) puede que se le haga más entretenida, pues tiene un buen ritmo (y puede que le haga sentirse niño otra vez), pero poco más, seguramente hubiese preferido haber visto otra película. Para aquel que le gusta el fútbol, encontrará detalles que le puedan sacar la sonrisilla, además de ciertas críticas al "negocio" actual del fútbol, pero para nada "Metegol" es una película de fútbol, lo que al mismo tiempo juega a su favor, haciéndola una película algo más entretenida, pues los momentos más "futboleros" son los menos divertidos. Y para aquel que vaya pensando que Campanella no puede "fallar", puede que se sientan grandemente decepcionados, pues "Metegol" no está a la altura de lo esperado. Yo reconozco que fui más por curiosidad, ya que el trailer tampoco me entusiasmó mucho. El resultado es que ya sé que mi chica, si el fútbol es una película de animación, puede que le guste más que a mi, jejejeje. También que no siempre los grandes directores hacen grandes películas. Que "Metegol" no deja de ser una apuesta más "comercial" que de "cine", su único objetivo es llevar mucha gente a las salas de cine, a los niños para que vean una película de dibujos y a los grandes (además de acompañar a los niños) que les gusta el fútbol, que piensen que eso van a ver (además de las ventas de merchandising). Pero simplemente verás una película más de animación de casi dos horas, con la salvedad, que no es "Pixar", que es argentina y también tiene su mérito que logre competir contra las grandes producciones de Hollywood sin tener que perder su identidad de producto latino, eso al menos es un acierto. No creo que "Metegol" sea una película para ser recordada, pero si bien las grandes producciones cumplen su cometido de entretener (y vender muchas taquillas) y al gente las valora por eso, ¿por qué tenemos que hacer lo contrario con "Metegol"? Un producto claramente comercial. Nada más, ni fútbol ni pamplinas. El problema, es que para ser una buena película puramente comercial, creo que a "Metegol" le falta "pasión" y se queda, como el final de su partido de fútbol, entre la derrota sufrida por querer competir contra los "grandes" y la victoria que seguramente resulte la ganancia en taquilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario