lunes, 30 de diciembre de 2013

CINE ESTRENO: BLUE JASMINE


Acaba de estrenar en México la última película de Woody Allen y además con Cate Blanchett, algo que no me podía perder. Soy prácticamente un incondicional de Woody Allen (como de Almodóvar, por ejemplo) aunque como todos, tenga películas que no están al nivel o no me gusten para nada (como "Vicky Cristina Barcelona") y Cate Blanchett se ha convertido en una de mis actrices favoritas. Así que era un "cocktail" que tenía que probar y como el "Dry Martini", encontré "Blue Jasmine", algo seca, embriagadora y con ese toque especial de sabor que le proporciona la aceituna.


Sé que muchos hablan de que estamos ante la mejor película de Woody Allen en años (algunos hablan de 12 o hasta de 20). Yo personalmente creo que sin duda es la que puede que más se acerque a su época "dorada" de finales de los 70 y los 80, pero sinceramente no me parece (al menos) la más completa. A mi por ejemplo, me satisfizo más "Medianoche en París" que "Blue Jasmine". Claro que una es una "comedia-romantica" ligera con gran dosis de surrealismo y la otra es un "drama-cómico" con más dosis de realidad. Claro, que por ejemplo "Medianoche en París" cuenta con un guión estupendo y original (ganador del Oscar), pero sus actuaciones, dentro de lo correcto, no son para destacar más allá de su buen funcionamiento dentro de la película. Sin embargo "Blue Jasmine" cuanta con un buen guión, que viaja entre el presente y el pasado con bastante fluidez y efectividad, pero aún así creo que la película hubiese perdido mucho sin la gran actuación de Blanchett. Seguramente sin ella (sin su estupenda actuación) "Blue Jasmine" hubiese pasado más con pena que con gloria. "Blue Jasmine" es una película de actores, dónde una actuación "normalita" puede tirar al traste todo lo demás o una actuación memorable, puede hacer que todo el mundo hable maravillas de tu película. Tiene en sus inicios una apariencia de "teatro en el cine", en la que sabes que son los actores los que tendrán la mayor responsabilidad, pues no hay "trucos de artificios". El guión tampoco presenta grandes giros argumentales que lo hagan uno extremadamente especial. Es más, la película empieza y termina en puntos que te pueden hacer pensar que tampoco te ha contado nada excepcional. "Blue Jasmine" puede resultar tan "aburrida" o "divertida" como la vida misma. Dependerá mucho de cuan "divertida" o "aburrida" uno encuentre lo cotidiano de "la vida".


Y vuelvo con el "Dry Martini" (a mi personalmente no me gusta) que siempre ha estado asociado con la "alta sociedad", pero sin embargo tiene esa aceituna "vulgar" (con palillo incluido) que le da la "chispa". Eso es "Blue Jasmine" en general y en particular el personaje de Cate Blanchett. Una pobre "aceituna" que terminó por ahogarse en el "martini". Y Cate Blanchett es también "la aceituna" del nuevo "cocktail" de Woody Allen ya que trabaja el drama y la comedia, pasando de un estado a otro sin que casi uno lo perciba atropellado o burdo. Si bien Woody Allen sabe como contarnos sin fisuras la historia de una mujer de la alta sociedad "newyorkina" que acaba de verse en bancarrota y tiene que ir a "vivir" con su hermana en Los  Ángeles. En dónde todo es tosco, de barrio, pobre y humilde. No deja de ser una realidad que Woody Allen encuentra a su mejor "ingrediente" en Cate y el resto de elenco (que en su mayoría está a la altura). Sally Hawkins (la hermana de Jasmine) tiene la capacidad de "robarle" el "show" a Blanchett. Si su personaje hubiese tenido algo más de protagonismo, de seguro que se "come el pastel", pero entonces no hubiese sido "Blue Jasmine" sino "Ginger Ale". Con razón "Blue Jasmine" sólo tiene dos nominaciones a los "Globo de Oro" y las dos por sus actrices (principal y secundaria). No hay duda de que "Blue Jasmine" es película de actores, de diálogos y también por eso, además de ciertas similitudes con el novio de Ginger, muchos la comparan en cierta forma con "Un Tranvía Llamado Deseo" (obra de teatro de Tennessee Williams) que protagonizaron en su día Marlon Brando y Vivien Leigh, dirigidos por Elia Kazan en el 1951. "Blue Jasmine", más allá de su despliegue cinematográfico, su fotografía y locaciones en el exterior, "bebe" muy directamente del teatro y eso se nota. Siempre se ha dicho que los mejores actores son los que vienen del teatro. Woody Allen ha llevado a sus actores de "Blue Jasmine" a ese terreno y es posible que estemos ante una de las actuaciones más completas y mejores de Cate Blanchett, segura candidata para el Oscar.


Pero más allá de eso, de las actuaciones y Cate Blanchett, esta "Blue Jasmine" se me queda "corta". Parece que transcurre en un plano muy horizontal y sólo gana interés e intensidad (en su historia, no en sus actuaciones) cuando en una fiesta, tanto Jasmine como Ginger conocen a dos hombres que hacen que cambie de una forma u otra su vida cotidiana. Incluso encontré más interesante (a partir de ese punto) la historia de su hermana Ginger que la de la propia Jasmine. Es cuando realmente el personaje de Sally Hawkins gana enteros para una nominación. Más allá de ese giro en el guión, si no es por eso, la película hubiese transcurrido sin mayores argumentos, acabando casi como empieza, aunque sin duda el final es el mejor final posible, al menos en mi opinión. Bien por Woody Allen, que rescata algo de lo mejor de sus mejores películas. Excelente Cate Blanchett que con el resto del elenco, hacen que "Blue Jasmine" pueda tener mayor recorrido. Pero, aún así, no creo que estemos ante la mejor película de Woody Allen en años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario