domingo, 5 de enero de 2014

LA PELÍCULA: LAS BRUJAS DE ZUGARRAMURDI


La verdad, que a falta de fútbol (hasta este fin de semana) he estado durante las fiestas navideñas, viendo películas. Así que tengo unas cuantas pendientes para traer a La Taberna, pero hoy me he decantado por la película que más ganas le tenía y la que me ha supuesto la mayor decepción. Mira que me da por culo decirlo, pero creo que definitivamente Álex de la Iglesia ha perdido para mi, todo el crédito posible. Siempre me quedará "El Día de la Bestia" como una de mis películas favoritas de todos los tiempos, pero desde hace años que ninguna de las películas de Álex de la Iglesia logran, al menos gustarme. Es más, no sé si es que ya me estoy haciendo viejo y no soporto de igual manera lo "rompedor" de sus películas, o es que sencillamente ya Álex de la Iglesia dejó de sorprender.



Desde que veía imágenes de "Las Brujas de Zugarramurdi", le tenía unas ganas increíbles y esperaba que pudiese ser algo equiparable a "El Día de la Bestia", "Muertos de Risa" o "La Comundiad". Muchas críticas hablaban del "regreso" de Álex de la Iglesia a sus "orígenes", pero eso creo que dura los primeros 10 minutos, con posiblemente lo mejor de la película (con mucha diferencia). Tal y como hiciera con "Balada Triste de Trompeta", Álex de la Iglesia empieza fuerte con imágenes burdas y hasta cierto punto "surrealista", pero de una "realidad" posible. Un atraco a una tienda de empeño de esas de "COMPRO ORO" perpetrado por personajes dizfrazados que poblan la Puerta del Sol (desde Mickey Mouse a Bob Esponja). Con violencia, a lo bestia, muy a su estilo. Unos primeros minutos que bien podrían haber funcionado como un buen cortometraje, pero que posteriormente se diluye totalmente. Aunque en el transcurso de la película puede haber algún que otro diálogo ocurrente, original y gracioso, "Las Brujas de Zugarramurdi" tiene poca gracia y ninguno de sus personajes es merecedor de ser destacado. Sus protagonistas no dan para más, Aunque está mejor Mario Casas (que me sigue pareciendo malísimo) que Hugo Silva. Es más, Jaime Ordoñez (el taxista) está mucho mejor que ambos, demostrando que para ser un buen actor, no tienes que ser el guaperas de turno. Jaime Ordoñez sí que aprovecha la oportunidad que le da Álex de la Iglesia para por lo menos llamar la atención (y esperar que haya otros que también puedan contar con él), pero el guión es tan malo, que el resto de actores (muchos de ellos de calidad contrastada) están totalmente desperdiciados. Empezando por dos veteranas como Terele Pávez y Carmen Maura y siguiendo por la "pareja" de policias compuesta por Pepón Nieto y Secun de la Rosa. Son en genaral buenos actores al servicio de un mal guión, de un despropósito de dimensiones mayúsculas. Lo de la "pareja" formada por Santiago Segura y Carlos Areces, prefiero evitar comentarios, solo diré que están fuera de lugar por completo y que ni siquiera su "imitación" del acento vasco logra hacer ni la pizca de gracia. Más allá hay otros rostros conocidos como el de Macarena Gómez (realmente nunca me ha gustado como actriz) o María Barranco (que bien se pudo haber ahorrado la colaboración) y el de otro de los habituales de Álex de la Iglesia, como Enrique Villén, con un personaje de los que más me gustó (no en la película, si no en su actuación).


En cuanto a la técnica, a lo visual, creo que pondría pocos peros. Además de que luego de tantos años y ya muchas películas, Álex de la Iglesia domina la realización y además el presupuesto que maneja te da para no defraudar en ese aspecto. Pero es lo único y eso no es suficiente. Tiene en lo visual algo que te recuerda a "La casa de los 1000 Cadáveres (Rob Zombie, 2003), incluido el personaje de Villén. También muchos podrán encontrar ciertas similitudes con "Abierto Hasta el Amanecer" (Robert Rodrígez, 1995), pero en lugar de vampiros, con brujas. La historia es mala, con errores por todos los lados, detalles que dices... "sí, venga ya". Como que los policias le pidan a la ex-esposa del atracador que les haga un "retrato robot" y segundos después ver como lo tienen identificado en la grabación del atraco. O que el niño, en medio de la carretara de noche y oscura, logre ver a su madre dentro del coche y dos coches después no logre ver que es "la bruja" la que va dentro (claro que muchos diran que reconoció el coche de su madre, no que logró ver a su madre dentro del coche). Pero de todas las "chorradas" incongruentes, está la que después de decirle a Carmen Maura que no pueden llevarla (en el taxi) a su casa, cuando finalmente deciden llevarla, llegan y se bajan todos del taxi y hasta con la bolsa llena de anillos robados. Por favor Álex, que no todo vale para "engañar" al espectador. Pero en fin, en general "Las Brujas de Zugarramurdi" pintaba a mejor, cuando ves el trailer. Tampoco es que esperara un "peliculón", tan sólo una película divertida (pero "inteligente", que "El Día de la Bestia" lo és), con personajes para "recordar" (no hay ninguno) y con buenas actuaciones. Con el permiso de muchas series de éxito de la televisión, no es lo mismo hacer un "La que se avecina" o un "Los Hombre de Paco", que hacer una película de cine. Álex de la Iglesia ha querido en "Las Brujas de Zugarramurdi" (como ya hizo en "La Chispa de la Vida") tirar de actores televisivos con mucho tirón a las 10 de la noche en el sofá de tu casa, sentado, sin más pretensión de ver algo entretenido en la tele. Yo anoche, también estaba en mi casa, en el sofá sin mayor intención de poder ver una entretenida película de Álex de la Iglesia, pero ni eso, otra decepción más y lo que es peor, ir perdiendo totalmente mi fe en Álex de la Iglesia, el eterno candidato...


Por cierto, entre tantas cosas malas, muchos podrán pensar que me he olvidado de mencionar a Carolina Bang, que recibe de parte de su novio otro papel "protagonista". Podría haber sido otra actriz española (que las hay muy buenas y que también están muy buenas). Puede que Álex de la Iglesia (como Rob Zombie con su esposa Sheri Moon Zombie) piense que le hace un favor a su novia dándole papeles importentes en sus películas. Si al menos sus personajes tuvieran algo más de trascendencia, podría ser que así fuera, pero sólo aparece en sus películas para "enseñar palmito" (sin enseñar realmente nada). Carolina Bang se podría haber forrado en la época del "destape" y "españoladas" acompañando a Alfredo Landa y haciendo de "sueca". Hoy en día si de verdad quiere triunfar en la industria cinematográfica, tendrá que ser en la indistria del porno. El cuerpo y la cara lo tiene. Lo que aún estamos esperando es que pueda mostar algo más como actriz. Yo creo que ni Álex de la Iglesia se lo encuentra, otra cosa será en la cama. Creo que es posiblemente el reflejo del declive de su carrera. Tal vez piensa que hará películas malas, pero su novia es un "pibón" y así quiere que se entere todo aquel que va a ver sus nuevas películas. No sé yo que preferiría... seguramente también me quedaba con Carolina Bang, aunque mi trabajo fuese un tanto reprobable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario