miércoles, 26 de febrero de 2014

PACO DE LUCÍA: LA LUZ DE LA GUITARRA FLAMENCA


Hoy es un día triste, muy triste. Hoy se ha "ido" uno de los más grandes (si no el más grande) de la música española en general (el flamenco, en particular). Seguramente era el guitarrista flamenco más reconocido internacionalmente, llegó a estar nominada o a un Oscar por la Mejor Canción, por su colaboración con Bryan Adams en "Have You Ever Really Love A Woman" de la película protagonizada por Johnny Depp, Faye Dunaway y Marlon Brando, "Don Juan DeMarco". Es una de las guitarras que siempre, pero siempre, está presente en las listas de los mejores guitarristas del mundo y con más de treinta discos en su carrera musical, muchos de ellos en colaboración con otros grandes artistas, es difícil decantarse por uno. Puede que el disco que le diera mayor reconocimiento mundial, fue el "Friday Night in San Francisco" con los también guitarristas Al Di Meola y John McLaughlin. Pero seguramente su canción "Entre Dos Aguas" sea la más reconocida. Para uno que le gusta el flamenco, Paco de Lucía es una referencia e imprescindible. Para uno que conoció el flamenco por culpa de Camarón de La Isla, no puede entender la música del "Príncipe Gitano", sin la importante colaboración de Paco de Lucía en la guitarra en sus primeros discos grabados. Camarón era un grande del cante flamenco, que después se acompañó de otros grandes guitarristas, como "Tomatito", pero no hay dudad de que Paco de Lucía era la esencia básica de su éxito musical, del flamenco puro de los primeros años. Dos jóvenes que vinieron a cambiar la historia de la música flamenca en España y en el resto del mundo.


Como todo el mundo sabe, no soy un experto en música, pero si me encanta escucharla (casi todo tipo y género) y el flamenco siempre ha sido una de mi música favorita. De pequeño escuchaba (casi imposible no hacerlo) de lejos canciones en la radio o en la televisión. Aún recuerdo en alguna que otra fiesta a mi abuelo Flores y a alguna de mis tías, cantar canciones flamencas. Mis años en Sevilla (más allá de las "sevillanas" en la Feria de Abril) me acercaron aún más, pero en definitiva fue ya en Puerto Rico, con la lejanía y con 18 años aproximadamente que me volqué de lleno en la música flamenca, comprando en las tiendas de discos, todo lo poco que llegaba de flamenco a una isla como Puerto Rico, pero que conocía muy bien del talento de un guitarrista como Paco de Lucía, que visitó numerosas veces el país para conciertos o festivales de jazz. Fue entonces que todo lo que caía en mis manos de flamenco, lo compraba y los primeros en deleitar mis oídos fueron Paco de Lucía y Camarón (que ya por aquel entonces estaba muerto). Ahora de seguro que los dos vuelven a reencontrarse para seguir haciendo lo que mejor saben.


El destino es caprichoso y ha querido que el guitarrista gaditano haya encontrado la muerte en México, en dónde solía pasar gran parte de su tiempo, retirado con su familia, en las playas de del Mar Caribe (su casa, ya que también tenía el pasaporte mexicano). Estaba jugando fútbol con su hijo de diez años. No puedo evitar emocionarme más, ante esta noticia que me ha despertado esta mañana soleada en México. La ausencia que de seguro deja en mucha gente, al menos sabemos que puede ser compensada con la grandeza de la música de su guitarra, magistralmente creada con sus dedos y su corazón, ese que ha dejado de latir en un día como hoy. ¡Grande Paco de Lucía, tu luz nunca se apagará!

No hay comentarios:

Publicar un comentario