sábado, 29 de marzo de 2014

DOBLE SESIÓN "RATONERA": "THE SECRET OF NIMH" & "AN AMERICAN TAIL"



Reconozco que me gustan muchos las "dobles sesiones" de cine. Creo que ya muy poco cines (si no ninguno) dedican espacio a sus carteleras para seguir con una practica que a muchos de nosotros (los más entrados en años) solíamos disfrutar. Ahora, han quedado para los cines de verano, que también tienen su encanto. Así que yo aprovecho para hacerme mis "dobles sesiones" en mi casa y aquí nuevamente una propuesta, esta vez animada y con ratones de protagonistas. Además, ambas películas viene de la "mano" de seguramente uno de los mejores animadores de todos los tiempos, que dejó la factoría Disney porque esta no le daba mayor capacidad de crecimiento y decidió probar fortuna fuera de la "gran gigante" de la animación. Era cuando aún no existían estudios como Dreamworks o Pixar (que al final fue absorbida por Disney) entre otras. Don Bluth fue pionero en eso de hacerle frente a Disney y con una gran acogida (más de crítica que de taquilla, también es verdad) que empezó con una producción propia con el apoyo de MGM y posteriormente de la mano de Steven Spielberg con su productora Amblin y Universal. Fueron sus dos primeros largometrajes de animación para el cine después de haber trabajado para Disney en películas como "La Bella Durmiente", "The Sword in the Stone", "Robin Hood", "Los Rescatadores" y "Pedro y el Dragón Elliot". Todos ellos de una forma u otra tienen una cierta presencia en su primer largometraje "The Secret of NIMH".


Para muchos aún sigue siendo su mejor película, por su historia y contenido. Una película que está catalogada por muchos de "oscura" y no solamente por su imagen visual, sino también por su trama. La protagonista es una ratona "viuda" que tiene muy enfermo a uno de sus hijos, lo que la lleva a pedir ayuda a un "viejo ratón". Todo se complica en el transcurso de la historia, lo que hará que la ratona Brisby se vea envuelta en un torbellino de "aventuras", a cual de ellas más peligrosa y hasta trágica. En su aventura se encontrará con un grupo de ratas "inteligentes" que han aprendido entre otras cosas a usar la electricidad, todo producto de NIMH. Ahí es dónde radica el "secreto". Su comunidad "subterránea" de ratas (también ratones) tienen una vestimenta que los acerca a los "tiempos medievales" (que los asemejan a películas como "La Bella Durmiente" o "Robin Hood"), además que entre los muchos elementos que maneja la película, como la ciencia, también hay "poderes" que se acercan más al "hechizo" y a la "magia" (claramente "The Sword in the Stone"), a lo desconocido e inexplicable. No sólo está eso, los ratones (en la animación nos recuerda a "Los Rescatadores") y también está la presencia de un gato "malo" que se llama "Dragón" (puede tener referencia a "Pedro y el Dragón Elliot" o a la misma "Bella Durmiente"). Está claro que la escuela fundamental de Don Bluth fue Disney y los numerosos largometrajes en los que trabajó como animador y no hay duda que "The Secret of NIMH" bien podría haber sido una película Disney (que hasta entonces sus películas no eran tan "políticamente correctas"), pero siempre se quejó de que Disney no le daba la oportunidad de dirigir su propio proyecto (sólo consta como director del corto animado " Un Borrico en Navidad", uno de mis preferidos). El caso es que "The Secret of NIMH" es un clásico de la animación y tiene todo lo necesario para así serlo. Además, contaba con una valiente y viuda ratona de protagonista que hace todo lo posible por mantener viva a su familia. También con "villanos" que van más allá del gato "Dragón", como la rata que trata de usurpar el poder del líder, una vieja rata llamada "Nicodemus" (que bien nos hace recordar a Nostradamus) con sus "poderes" y conocimiento. Todo envuelto de una atmósfera de penumbra y subterránea. Tan sólo en algunas escenas en el campo y al aire libre nos supone algo de luminosidad, además del personaje cómico que viene representado por un cuervo algo torpe y que se hace amigo de la Sra. Brisby. Vamos, que aunque la película sea de 1982 y no venga acompañada del "sello" Disney que por aquel entonces dominaba la animación a nivel mundial, el primer largometraje de Don Bluth para el cine es toda joya (como la que porta la Sra. Brisby) y a que a día de hoy sigue teniendo fuerza y vigor. Puede que después de un prólogo que te pone en situación, la acción sea un poco lenta, pero una vez llegados al "rosal" dónde habitan las ratas la acción de la historia se va sucediendo de forma intensa, que hará que tanto los niños como adultos puedan disfrutar de "The Secret of NIMH" (con algo de "mensaje"  incluido y mucho misterio que aún deja muchos debates).


Cuatro años más tarde (en 1986) llegó el segundo largometraje de Don Bluth, esta vez con Steven Spielberg como avalador y también con ratones como protagonistas. "An American Tail" (conocida en España como "Fievel y el Nuevo Mundo") fue la primera película que vi de Don Bluth, además en el cine, en Sevilla. Después recuerdo que la pasaron durante unos años en un canal de televisión (que la repetía numerosas veces) y era una de mis favoritas (y me atrevo asegurar, que también de mi hermana). Después con los años y mi madre sabiendo de mi afición por "Fievel" me regaló el VHS de su segunda parte "Fievel va al Oeste" (que veía una y otra vez, pero reconozco que no es tan buena como la primera). Lo que hace especial "An American Tail" es el hecho de que aunque es una película de animación y está protagonizada por ratones, bien podría haber sido una gran película realizada "live action", ya que la historia da para mucho y tiene también su "crítica" social e histórica. Fievel pertenece a una familia rusa de ratones judíos que se ve asediada por los "gatos rusos" (cosacos) y es entonces que deciden emigrar a los USA. En la travesía por barco con una tormenta de fondo, el pequeño Fievel se pierde de sus padres (que lo dan por muerto) y es cuando empieza una búsqueda de sus padres en un país desconocido, que lo llevará en una serie de "aventuras" que le hará descubrir que en los USA también hay "gatos malos"... pero también otros buenos (al menos uno). También hay un ave que ayudará al pequeño ratón en su búsqueda, esta vez un palomo francés que trabaja en la construcción de la "Estatua de la Libertad". Tiene un contexto muy interesante sobre la inmigración de aquellos años de los países europeos (que estaban por vivir dos Guerras Mundiales) y inclusive se puede discernir una cierta crítica al ya conocido "sueño americano", pero muy leve. No podemos olvidar que es una película para niños y tampoco hay que atosigarlos con cosas que de seguro que no entenderán, pero que si sirven para mantener la atención de los padres. Además, aunque soy fan de Spielberg, nunca olvido que es más americano que el mismo George Washington y que mucha de su filmografía destila mucho patriotismo a la nación de la bandera de "las barras y las estrellas", además de su condición como judío, algo que también está presente en "An American Tail". Pero, obviando esos detalles (imperceptibles para un niño), la aventura animada de Fievel es también uno de los clásicos de la animación (posteriormente llegaron a sacar par de películas más para la tv y video-club, pero que aún no he visto, me da "miedito", al igual que una segunda parte de "The Secret of NIMH" - que tiene muy mala pinta). Es mejor quedarse con lo "original", siempre y cuando las secuelas no mejoren notablemente lo anterior o al menos no aporten nada nuevo o especial. También "An American Tail" puede tener una historia un tanto "subterránea" (con razón son ratones), pero sin duda es más amena para los más pequeños, además de contar con varios números musicales con canciones fáciles de seguir y que se quedan grabada en la memoria (sobre todo si la ves más de una vez, como es mi caso. ¿Verdad Paloma?). La canción "Somewhere Out There" ganó el Grammy a la "Mejor Canción del Año", además de "Mejor Canción realizada para Cine o Televisión", sin embrago no pudo ganar en los "Globos de Oro" ni en los "Oscars", ya que el premio fue a parar a la canción "Take My Breath Away" ("Top Gun") de "Berlin".



Así que para una tarde de sábado tranquila, con niños o no (si te gustan las película de "animación tradicional"), una "doble sesión" con "The Secret of NIMH" (82 min.) y "An American Tail" (77 min.) es una buena opción, ya que las hayas visto o por otra parte que las desconozcas. Si no las conoces, creo que hay que verlas, por varias razones, empezando por recordar las viejas animaciones hechas a mano, que fueron las primeras en hacerle frente a Disney y que Don Bluth es un genio de la animación y su "obra" debería de ser vista. Para mi (y muchos) son "clásicos", sendos "peliculones" y no creo que vayan a decepcionar a nadie, mucho menos a los niños (o lo gatos, jejejejeejeje).


No hay comentarios:

Publicar un comentario