domingo, 30 de marzo de 2014

EL LOBO DE WALL STREET: EXCESIVA E INNECESARIA


Por no empezar diciendo que además es "estúpida". Con Martin Scorsese tengo un problema en los últimos años y es que aunque lo sigo considerando uno de los mejores directores y realizadores de cine, en sus últimos proyectos, parece que conmigo (en cuanto a gustos y disgustos) se va alternando, aunque no tanto. De sus últimas 4 películas sólo me gusta una, que es " La Invención de Hugo" (las otras tres son "Infiltrados", "Shutter Island" y "El Lobo de Wall Street"). A primera vista muchos podrán entender que el factor común de que no me gustan estas tres películas de Scorsese, es por que cuenta con Leonardo DiCaprio, pero es sólo pura casualidad (aunque también influye). Anteriormente DiCaprio había trabajado con Scorsese en "El Aviador" (que no me disgusta) y en "Gangs of New York" (que es una de mis favoritas) y no las tengo dentro de las películas que no me gustan de Scorsese. Sobre su relación con Leo DiCaprio, convirtiendo en los últimos años en su actor "fetiche", solo diré el nombre de su otro actor "fetiche": Robert De Niro y con eso creo que lo digo todo (sin entrar en los títulos de las películas).


Si bien Martin Scorsese sigue siendo sinónimo de "buen cine", creo que últimamente  (aunque sigue haciendo sus documentales) ha preferido "sumergirse" precisamente en ese cine que da dividendos, pero con la salvación de que aún tiene mucha calidad como para que sean consideradas como "buenas" películas y no la típica "película para adolescentes", que para mi es lo que resulta ser "El Lobo de Wall Street", pero con la salvedad de que está dirigida por un "genio" del cine. Y diciendo esto de que Martin Scorsese es un "genio", prosigo con que los genios también se equivocan y que además Scorsese, entrado en años, puede estar dando signos de "chochéz" (pero esto si que es una atributo personal). Cinematográficamente, en la labor visual de la película, posiblemente haya poco que discutir. Scorsese sigue "moviendo la cámara" a su gusto y gana y siempre o en la mayoría de sus planos y secuencias, efectivamente o incluso magistralmente. Hay algunos fallos de "raccord" (continuidad) y otros "trucos" (que no terminan de funcionar) pero eso sería entran en detalles que de seguro pasan desapercibidos para la mayoría del público y me parece que entrar en eso es "estúpido" e incluso "soberbio", así que me centraré en lo que realmente todos podemos ver y una de esas cosas sin dudas son las actuaciones y los personajes. Entre tanto exceso y griterío, ya estaba agotado casi a la hora de la película, y eso que dura casi tres. No voy a decir que "El Lobo de Wall Street" sea una película pesada de ver, seguramente todo lo "trepidante" de su historia es lo único que te hace mantenerte durante tres horas viendo una historia como la de Jordan Belfort, pero sinceramente a mi es que en verdad, ya a la hora me interesaba más bien poco lo que me estaban contando y al final me reafirme en que la historia de Jordan Belfort (tal y como me la han contado) me resulta innecesaria. Lamentándolo mucho, soy de los que piensa que porque un actor sólo de gritos y exagere sus guiones, no es sinónimo de una buena actuación y para mi Leo DiCaprio como "El Lobo" lo único que hace es gritar y ser excesivo en su papel. No me gustó para nada. La escena en la que pelea con sus segunda esposa en la cama y ésta le está continuamente tirando vasos de agua a la cara, la encontré (además de innecesaria) patética (en términos de actuación). Hay otras escenas más comedidas (como la del yate con el agente del FBI) que funcionan mejor. Creo que con Leo DiCaprio me pasa como con Tom Cruise, que han sabido sobrevivir en la industria, por que son un gran reclamo comercial y eso les ha llevado a hacer buenas películas con grandes directores, pero aún no creo que ninguno de los dos haya hecho merecimientos para recibir un "Oscar". Ahora bien, si DiCaprio no me gustó (o convenció), el que si lo hizo fue el "gordito" de "Supersalidos"... ¿cómo se llama? Ahhhh, sí, Jonah Hill (me tiene fascinado desde "Supersalidos" y claro que me se el nombre) que además de dar una muy buena actuación, es el único personaje de la película que me mantuvo interesado. Creo que sin él y su personaje, habría dejado de ver "El Lobo de Wall Street" a la hora. Si DiCaprio sale mal parado en su comparación con De Niro, no pasa lo mismo cuando comparas a Jonah Hill con Joe Pesci (aunque aún le queda mucho al "gordito") un actor secundario de lujo en muchas películas de Martin Scorsese.



Creo que también me disgustó el guión. No sé, ya desde el principio me sentí "desconectado". Con ese Leo DiCaprio hablándole a la cámara, pues que quieren que les diga, no me gustó y no me parece que fuera el mejor recurso. Es como el recurso de la "voz en off" que muchos critican y te hacen ver que cuando un director de cine utiliza la "voz en off" es por que no tiene la "brillantez" de contarte la historia sin entrar en el recuso "fácil" de la "voz en off". A mi personalmente me encanta la "voz en off", siempre y cuando esté justificada y bien utilizada, también hay que decirlo (hay grandes películas con el recurso de la "voz en off"). Pues, más o menos puede entenderse con el recurso del personaje hablando a la cámara, como si le estuviera hablando al espectador. Es un recurso que no a todos les gusta, pero que en ocasiones puede resultar efectivo. Para mi, en "El Lobo de Wall Street" no me gustó y además sí considero que es una carencia clara del guión, más allá de que la intención sea precisamente mostrarnos un Jordan Belfort como un "genio" de la "palabra" y la "oración" y pretenda así engatusarnos (como espectadores), como lo hacía con sus clientes defraudados. Vale, pero a mi ni me "engatusó" y sigo pensado que era innecesario. Como igual de innecesario consideré el exceso desmadrado de todo. Ya sé que está "basado en hechos reales" y que han salido artículos y fotografías que demuestran que prácticamente todo lo que vemos en la película sucedió en realidad, pero a mi sencillamente (no sé si es la forma de contármelo) me resulta poco creíble y distante, algo que sin duda no ayuda a la película. Mucho grito, mucho dinero, mucha droga, mucho sexo y poca sustancia y contenido al fin y al cabo. Personalmente no soy de gritar mucho para hacerme oír, tampoco creo que necesite dinero en abundancia para ser feliz, las drogas nunca han sido parte de mi vida y las orgías no han entrado en mis fantasías sexuales y en definitiva no tengo una "vida de excesos" como referencia de una "vida plena", así que básicamente todo lo que me muestra "El Lobo de Wall Street" en esos términos, me resulta poco atractivo y no es cuestión de que sea un "moralista" (o conservador de derechas, como muchos puedan pensar), hay películas en las que abundad las drogas y el sexo (como "Miedo y Asco en las Vegas" o "Boogie Nights") que me gustan mucho, muchísimo. El problema está que dentro de todos los excesos y la vorágine de la "vida y oficio" de Jordan Belfort, Martin Scorsese termina por contarme "nada", absolutamente "NADA". O simplemente será cuestión de "gustos".


Durante casi tres horas (creo que pudo haber sido más corta) he estado viendo un "biopic" de un tipo que hizo una gran fortuna de la nada (que puede ser admirable) y que se la gastó en drogas, sexo y una vida llena de opulencia (que puede resultar atractivo, no digo yo que no), pero termina pareciendo un "héroe" de la nación. Un modelo de vida a seguir (y aquí sí que me pongo moralista). Vamos, sin duda Martin Scorsese les "regala" a las nuevas generaciones, a los ahora adolescentes un "nuevo modelo" de vida y claro para una mente de  16 años, ver la vida de Jordan Belfort en la gran pantalla "mola" y muchos dirán: "Wao!!! Qué pasote, yo quiero ser como él", por que las consecuencias al final serán mínimas. Claro que es una retrato de la "vida real", no digo yo que no, pero estoy totalmente convencido que con "El Lobo de Wall Street" Scorsese no ha realizado una "gran" película, simplemente ha hecho una muy buena película para mentes adolescentes. Es como el "leitmotiv" de su película con "la venta de un bolígrafo". Cómo venderle algo tan común como un bolígrafo a alguien. Muchos tratarán de adornarlo como el "mejor bolígrafo del mundo" para hacerte ver lo "maravilloso" que es. Scorsese adorna con excesos su película para tratar de vendértela. Pero el truco de la venta de un simple bolígrafo pasa por hacerte pensar (como comprador) que algo tan innecesario, en verdad te hace mucha falta. Que no podrías vivir sin ese bolígrafo, por que te cambiará la vida y te dará muchas "ganancias". "El Lobo de Wall Street" es el "bolígrafo" innecesario que Scorsese nos ha querido vender con Leo DiCaprio como imagen publicitaria. El problema (y espero que no se ofendan aquellos que si les haya gustado la película) es que al final, los que terminan comprando el "bolígrafo", son los "tontos", los que se dejan engañar, los que se dejan engatusar "comprando" algo que aparentemente tiene mucho valor, pero que no deja de ser "basura".


Vamos, que para terminar, también se puede entender, que si Scorsese como Jordan Belfort, nos ha sabido "vender" una película "vacía" a través de llenar la pantalla de excesos, drogas y sexo, pues tal vez podamos decir que es un "genio" (ahí están sus nominaciones a los "Oscars", por ejemplo) y que su película es una "Obra Maestra". A mi no me lo parece, pero es mi opinión personal y aunque reconozco que no me gustó "El Lobo de Wall Street", tampoco voy a decir que a aquellos que sí les haya gustado, han sido "engañados"(creo que mucho depende de la perspectiva con la que se mire, cuestión de gustos). Tiene su fuerza visual, engancha como la droga, el sexo, el dinero y otras adicciones, pero ya no sé si es cosa de la edad o es que ya películas así no me dicen nada. Seguiré pensando que Martin Scorsese, que le gusta el cine y prácticamente ha tocado todos los géneros (hasta el "musical"), esta vez se ha decidió por el género (hoy en día tan predominante) "adolescente" (debería ya estar catalogado como tal). Ya verán como en los próximos "MTV Movie Awards" posiblemente "El Lobo de Wall Street" tenga "mejor suerte", aunque eso no signifique mucho, ni vaya a variar para mejor o peor mi opinión de "El Lobo de Wall Street".

No hay comentarios:

Publicar un comentario