martes, 8 de abril de 2014

LA PELÍCULA: OTRO VERANO


Esta es una de sas películas que decides ver, porque uno de sus actores (o actrices) te gusta o llama la atención. Seguramente si no fuera por que es con Pablo Chiapella, el "Amador Rivas" de "La que se avecina", no me hubiese llamado realmente la atención. Reconozco desde el principio que me "muero de risa" con el personaje de "Amador" y su "vividor follador" y además considero que es un gran actor, pero que ahora tiene el problema de verse encasillado en el personaje que le ha dado la fama. Es difícil lograr quitarse de encima esa "etiqueta", después de tantos años representando dicho personaje y que el espectador logre "desvincularse" de lo que ya está acostumbrado. En "Otro Verano", Pablo Chiapella lo trata y hasta lo consigue en la mayoría de la película, pero hay otros "momentos" en los que sigue siendo "Amador Rivas", en lugar de "Cano".


De todas formas, "Otro Verano" es un película internaste, pero que no llega a ser mejor, por algunos problemas, más del guión que de las propias actuaciones. Pablo Chiapella, el protagonista es de lo mejor de "Otro Verano", aunque a muchos nos cueste verlo en otro personaje mucho más serio. Sin embargo sus dos compañeras, están algo por debajo. Mientras que Ángela Villar (Sara) le da la mayoría de la réplica a Cano de forma bastante eficiente, creo que en la película se abusa de mostrar "tipazo" y enseñar "tetas" a cada momento, lo que a final de cuentas es contraproducente, pues la recordarás más por sus "tetas" que por su actuación, que en algunos momentos de mayor "fuerza dramática" resulta forzado (pero también es fallo del guión), mientras que la otra contraparte femenina, Verónica Perona (Lucía) es la actuación más floja de la película. Parece recitar sus diálogos casi sin convencimiento y de una forma autómata. Son básicamente los tres personajes de "Otro Verano", una película que se mueve dentro del género del "suspense" con una muerte de por medio y que al mismo tiempo juega con "desdoblamientos" de tiempo, que se ocasionan al Cano visitar todos los veranos el mismo lugar en dónde todo sucedió, tratando de encontrar una explicación. De trasfondo un eclipse de sol que pretende darle "sentido" a todo lo "increíble" de la historia.



Personalmente me gustan este tipo de historias que juegan con "realidades paralelas", pero tal vez el problema de "Otro Verano" es que nunca te dan una explicación verosímil a todo lo que estás viendo, sólo se centra en la intriga. Todo lo dejan a la libre interpretación de que te lo creas o no... Yo personalmente "me lo creo", me resultó que todo "encaja" sin mayores fisuras, puede que la resolución del eclipse fuera lo único que no me dejara conforme. Es una historia que en su contenido me recordó a los "Cronocrímenes" de Nacho Villalongo, pero mucho más sencilla y sin ser demasiado pretensiosa. A veces lo "sencillo" hace que el espectador disfrute más, sin tener que "romperse" la cabeza tratando de descifrar lo que ha pasado. El mayor problema de "Otro Verano" está en los diálogos, que suenan "acartonados", muchos de ellos fuerzan situaciones, que lo que hacen es que no lleguen a ser del todo verosímil, como en una escena que la pareja empieza a jugar "ping-pong" y terminan discutiendo de una forma un tanto irracional. Algo que Jorge Arenillas debió de cuidar mejor, ya que viene precisamente de hacer guiones para otras películas o series de televisión. Otro aspecto, en lo que cero que falló Arenillas es en la dirección de actores, pudiendo sacar mucho más partido a Pablo y sus compañeras de reparto. Creo que puede que le resultara tan buena e interesante la historia (la idea) que dejara de lado a los diálogos y las actuaciones, que a final de cuenta es lo que te va a servir de nexo con el espectador y le darán mayor credibilidad a lo que quieres contar. Aún no entiendo muy bien las motivaciones de Lucía por querer ayudar a Cano en su "búsqueda" de lo que sucedió. Así que básicamente "Otro Verano" es una película interesante, de poca duración (hora y media) y que se deja ver amablemente y también con bastante tensión. El problema seguramente radica en que Pablo en ocasiones deja de ser "Cano" para ser "Amador" (muy pocas la verdad, pero tiene sus momentos) y sus "compañeras" parecen más comparsas, mostrando más sus cualidades físicas que actorales y posiblemente sea lo que le reste calidad a la película. Una película que seguramente podría (y debería) de haber tenido mejor suerte, si se hubiese pulido algo más el guión y sus diálogos y con un poco más de cuidado en las actuaciones. Todo lo demás entra dentro de una buena dirección y realización. Con una buena locación, una buena fotografía y una buena música que acompaña el conjunto de "Otro Verano", que no esta mal para ser la "opera prima". No es una película "imprescindible", pero tampoco es una "mala". Entra dentro del rango de películas interesantes para ver, además de que también tienes la oportunidad de ver a Pablo Chiapella y que no sea en "La que se avecina". Yo sigo diciendo que me llamó la atención de su rostro en el cartel y por eso decidí ver "Otro Verano", aunque no sea "la mejor película del año", tampoco me arrepiento de haberla visto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario