miércoles, 7 de mayo de 2014

CINE ESTRENO: OBEDIENCIA PERFECTA


Ya se estrenó en los cines mexicanos la película "Obediencia Perfecta" que se basa en la figura de Macial Marciel, el fundador de "Los Legionarios de Cristo" y que para finales de los años 90 fue destapado como uno de los más grandes pederastas de la iglesia católica. La película dirigida por Luis Urquiza y escrita junto con Ernesto Alcocer aborda el tema de la pederastia en un centro seminarista de México que si bien está representada por personajes ficticios, para los más enterados sabrán que se trata de Maciel y sus "Legionarios de Cristo". Posiblemente la película tenga sólo dos detalles que le afectan al conjunto. Una es que aunque no es de una duración demasiada excesiva (sólo hora y media) sí se hace algo lenta y la otra es que el inicio de la película con un padre Ángel de la Cruz (el supuesto Maciel) ya envejecido, recibiendo una carta de Benedicto y la incursión de un hombre ya adulto que manifiesta que "él lo hará", después no tiene continuidad al final de la película, algo que para aquél que se acerque a ver "Obediencia Perfecta" sin conocimiento de causa, le puede confundir. Posiblemente es una secuencia que se podían haber ahorrado como "prólogo" si es que al final de la película no tienes un "epílogo" que lo contextualice, pero nos quedaremos con lo importante, que es con una película dividida en "tres actos": Obedencia Imperfecta de Primer Grado", "Obediencia Imperfecta de Segundo Grado" y "Obedencia Perfecta de Tercer Grado" que nos cuenta la historia de un niño que es mandado para ser seminarista y entregar su vida a dios, pero termina sufriendo de abusos sexuales tras un proceso de lavado de cerebro, terminando por enamorarse de aquel que "le hace sentir placer de hasta las cosas que no el gustan" y profesando una "obediencia perfecta" en nombre de dios. No es una película fácil de digerir (aunque tampoco es demasiado incisiva) y hasta ha sido criticada en México (lógicamente por la iglesia) en dónde quisieron evitar su proyección en los cines. Habrá que ver cómo evoluciona y su aceptación, que hasta ahora parece que ha sido mejor de lo esperado. No podemos obviar que México sigue siendo un país muy religioso y que basa gran parte de su cultura en las creencias católicas. Es sin duda uno de los países que más réditos le da al Vaticano en cuestiones de fe.


Creo que una película como "Obediencia Perfecta" es de esas películas necesarias, tanto por su realización como mucho más importante en su visualización. Era necesario de que alguien se atreviera a hacer una película como "Obediencia Perfecta", pero mucho más importante es el que llegue al mayor número de espectadores. Personalmente no soy de los que siguen una religión, ni venero vírgenes o santos, pero no pienso que "Obediencia Perfecta" esté realizada para "destruir" a la iglesia católica. Tan sólo está para denunciar e ilustrar (a través del cine) unos delitos que se cometieron (y se cometen) por una parte de la iglesia católica (y siempre con el consentimiento de los altos mandos divinos). Está claro que mi percepción será muy diferente al que es un creyente fiel, pero seguramente sea más necesaria su visión por esta clase de feligreses que por aquellos que no tienen ningún vínculo especial (o ninguno) con la iglesia católica (o cualquier otra, que para el caso es lo mismo). No es una película que trate sobre la vida de Maciel Marcial, sólo recoge su figura y el caso de pederastia que llevaba en su organización católica, para mostrarnos lo cruel que a veces puede resultar la religión, cuando se hace abuso de poder sobre los más indefensos. Básicamente "Obediencia Perfecta" aborda el proceso al que se sometieron muchos niños, para llegar a ser sumisos de una hombre adulto que en nombre de dios, decía "dar y recibir amor", pero lo único que hacía era abusar sexualmente de ellos.


Pero si entramos a valorar su aporte cinematográfico, más allá de lo que nos quiere contar, "Obediencia Perfecta" es una buena película, que aunque es verdad que resulta algo lenta y podía haberse acortado un poco más, tiene una narración efectiva y acorde a lo que seguramente el director nos quiere trasmitir. Las actuaciones son bastante buenas, destacando las del niño Sacramento Santos y la del padre Ángel de la Cruz, todo bajo un prisma de contención, pero con una intensidad que nunca llega a ser exagerada o sobreactuada. Muy metódica, casi como los métodos que se aplicaban para llegar a esa "obediencia perfecta". Pero lo mejor está en la dirección, en dónde aún tocando un tema tan escabroso como el abuso sexual infantil, siempre lo hace de forma inteligente y para nada vulgar, evitando mostrar algún tipo de escena explícita. Ya bastante "asco" provoca con solamente insinuarlo. Inclusive casi "copiando" a Michael Moore en "Fahrenheit 9/11" en dónde en un inicio sólo escuchamos el "terror" que provocó el atentado a las "Torres Gemelas" de Nueva York mientras vemos una pantalla en negro, logrando captar la atención del espectador sin necesidad de mostrar nada que pueda "ofender" la vista, aquí hace lo mismo con una pantalla en negro mientras escuchamos los jadeos de placer al ser masturbado por la inocente mano de un niño. La verdad es que "Obediencia Perfecta" resulta "vomitiva" en sus momentos más "escabrosos". Hasta incluso se ha llegado a decir (desde dentro del equipo de la misma película) que bien podría ser una película de "terror", pero es precisamente cuando aborda de manera sutil pero efectiva los actos de pederastia, dónde la película adquiere su mayor valor, tanto narrativo como visual.


Para los que viven en México y visitan La Taberna, les recomiendo que se acerquen al cine a ver "Obediencia Perfecta", mientras a los que viven en otros lugares (como España) deberían de estar pendientes a cuando puede llegar a los cines o si no a otro tipo de "plataformas". Es una película que además de su buen hacer cinematográfico, es más que interesante para ser vista y analizada. No se puede entender que todos los que están dentro de la iglesia son pederastas, pero tampoco se puede querer tapar lo que es evidente y es necesario reflejarlo. El cine también debe de ser un medio de comunicación que más allá del entretenimiento puro, debe de servir para ser espejo de la sociedad en la que vivimos y mostrar activamente (pero sin morbosidad) los delitos que también ha cometido la iglesia católica durante muchos años. No es una película de denuncia, de a ver sido así se hubiesen centrado más en el desarrollo del destape del escándalo dentro de la iglesia y la figura del padre Ángel de la Cruz. Es simplemente una película que cuenta a través de imágenes (sin ser morbosa o desagradable) como se llevó a cabo un sin número de actos pederastas con diversos niños, pero enfocándose en la experiencia de uno en particular. Para mi, más que suficiente, ya que para entrar más en los hechos y consecuencias que pasaron en la realidad, hay también numerosos escritos a los que uno puede acceder. La película está realizada para ser vista, sin la menos intención de emitir un juicio de valor, que ya de por sí está más que claro al tener la valentía de mostrar al mundo algo que por muchos años la iglesia católica a querido mantener en silencio. "Obediencia Perfecta" nos muestra que a veces la "desobediencia" es el mejor acto de fe que podemos cometer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario