viernes, 9 de mayo de 2014

EL PELICULÓN: LA JAULA DE ORO


Creo que hacía mucho tiempo que no usaba directamente el título de "El Peliculón" en La Taberna, pero ahora llega (a los cines mexicanos) "La Jaula de Oro", una película mexicana del director español radicado en México, Diego Quemada-Diez, que en su primer largometraje va cosechando un gran número de premios internacionales. Seguramente el más "sonado" sea el premio a "Mejor Reparto" en el pasado Festival de Cannes. Parece que es "semana" de "cine mexicano" en La Taberna, pero la verdad, es que con tan buenas películas, que además reflejan historias de la vida real (aunque crueles) es imposible no hacer referencia a ellas.


"La Jaula de Oro" trata el escabroso tema de la emigración de muchos latinoamericanos que buscan llegar a los Estados Unidos de América. Aunque tiene la naturalidad que en casos similares nos da el "documental", "La Jaula de Oro" es una película ficcionada que se encarga de retratar una realidad que afecta a muchos en Latinoamérica. Puede que tal vez se quede corta en la "denuncia", pero que más denuncia que mostrar las atrocidades que tiene que pasar muchos de estos emigrantes que abandonan su origen en busca de una vida "mejor". Lo que nos muestra Quemada-Diez en su película es la simple narración de lo que sucede en "La Bestia", nombre con el que se conoce al tren que hace la ruta desde el sur hasta el norte de Méxcio y la vía de transportación clandestina de un gran número de migrantes, que llegan al sur de México desde Latinoamérica, buscando llegar a la frontera norte de México con los USA. Es por eso que "La Jaula de Oro" empieza en Guatemala y sus protagonistas son guatemaltecos que buscan llegar "al país de las barras y las estrellas". Pero el caso es que el español Diego Quemada-Diez sin entrar en hacer un documental, se arropa de jóvenes actores muy cercanos a la realidad que quiere retratar y trasmitir, pero también tiene claro que en una travesía tan larga, el único peligro a los que los migrantes se han de enfrentar no pasa tan sólo por abordar a "La Bestia" en movimiento y se encarga de mostrar cada una de esas dificultades, empezando por la policía mexicana, la "migra" estadounidense y lo que seguramente mayor peligro representa, las mafias que se aprovechan de la necesidad de los migrantes, que incluso llegan a secuestrar a muchos de ellos y hasta pedir rescate a sus familiares o allegados en los USA. Hay quién dice que la película peca de ser poco cruda y es verdad que más allá de las situaciones antes descritas, no hay escenas de sangre, torturas y otras vejaciones que ya sabemos que visualmente llama mucho la atención a los morbosos, que parece que sólo encuentran el interés o el divertimento con ese tipo de escenas. Para mi a "La Jaula de Oro" no le hace falta para nada ninguna de esas escenas escabrosas o explícitas para realmente concientizar al espectador de los "crímenes" que se cometen y de lo desprotegidos que están todos estos migrantes que arriesgan su vida. Además, seamos sinceros, ¿qué interés puede sustentar la simple historia de un migrante adolescente que se aventura a atravesar un gran país como México en un tren de carga? Por sí sólo bien podría tratarse de una notica más de un "telediario" (que hacen poco eco de estas situaciones) y es por eso que también los guionistas aciertan en darle al espectador un entramado interesante entre tres personajes protagonistas, que además está tan bien estructurada y tan bien actuada (con suma naturalidad) que hace que empatices con cada uno de ellos de una manera inmediata. Así que tenemos una historia de migrantes, pero que al mismo tiempo encierra unas subtramas, como el amor, la amistad, el "racismo", el valor, la lealtad, etc. que hace que mantengas el interés en el devenir de cada uno de los personajes.


Como ya dijimos, el "mayor" reconocimiento se puede decir que fue el de Cannes a sus actores. Sus jóvenes actores "amateurs" que nos muestran a cuatro adolescentes, tres de ellos guatemaltecos y un mexicano indígena que no sabe hablar español. Entre los tres guatemaltecos, hay una chica que se hace pasar por chico y que además es la novia del "cabecilla", que por su parte no ve con buenos ojos al cuarto integrante por ser un "indio" y que además es "protegido" por la chica. Esta es la premisa principal de la relación entre los cuatro, en un camino a bordo de "La Bestia", que empezarán juntos pero sin saber cómo terminará. Pero el viaje a bordo de "La Bestia" no es continuo y es que en el largo trayecto tendrán que sufrir "paradas" que les enfrentaran a todo tipo de desventuras e injusticias, aunque para "sobrevivir" haya que "olvidar". Dentro de su gran ternura, la que despiertan sus personajes protagonistas, no nos podemos olvidar que no es una película de Hollywood y no es "Disney". No esperen final feliz y así se ahorrarán la "desesperanza". "La Jaula de Oro" es seguramente un poco menos cruda que la realidad, pero no deja de ser una película "cruda" de ver y al mismo tiempo muy necesaria. Su final es el mejor posible para este tipo de películas y "realidades", además de la metáfora perfecta a la que nos enfrenta. Otro final hubiese sido imposible e increíble, pero no de la incredibilidad de lo maravilloso o lo fantástico, si no por la incredibilidad de que en la vida real las cosas suelen pasar como en "La Jaula de Oro" y otro final no sería creíble, aunque a muchos nos cueste creerlo y otros menos pero mucho más poderosos pretendan "taparlo". Al menos "La Jaula de Oro" es otro ejemplo de ese cine tan necesario para "descubrirnos" las "realidades" que nadie quiere que "veamos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario