miércoles, 14 de mayo de 2014

OCHO APELLIDOS VASCOS: EL ÉXITO DE LA TV EN EL CINE


Pues por fin he podido ver la que es hasta la fecha el mayor éxito de taquilla en el cine español. La verdad es que no me sorprende mucho, ya que las referencias anteriores eran películas como "Lo Imposible" (un producto prefabricado y sensiblero) que a mi personalmente no me gustó y "Torrente", de la que sigo defendiendo su primera película, porque de verdad proponía algo "nuevo" y "fresco". Ya desde la tercera entrega (podría incluir también la segunda, pero aún se salva) es lo que se podría llamar "cine basura". Santiago Segura lo sabe, pero también sabe mucho mejor qué es lo que vende y lo que el público demanda. También lo sabe Telecinco, la cadena de televisión que todos conocen por decir que hacen "tele basura", y es precisamente Telecinco la mayor productora de "Ocho Apellidos Vascos". No quiero decir con eso que la película escrita por Borja Cobeaga (creador del producto televisivo "Vaya Semanita" de la ETB, pero que también trasmitía Telecinco en uno de sus canales satélites) sea una "basura", no llega a tanto. Simplemente diré que se ajusta mucho a otros productos televisivos que tan buenos réditos de audiencia le ha dado al canal de televisión. Productos como "Aida" o "La que se avecina".


A mi no me ha gustado mucho "Ocho Apellidos Vascos", la verdad es que después de leer y ver en televisión de que se trataba de la película española más vista de la historia y que era una comedia para reírse y olvidar todo un poco, pues sinceramente no me he reído tanto. Me he reído mucho más viendo algunos capítulos de las series citadas anteriormente o con "Vaya Semanita", que con la película y eso que cuenta con un par de momentos que son para reírse a carcajadas, pero son insuficientes para una película que ha batido récords. Es más, personalmente me reí mucho más y encontré mejor película "Pagafantas" (de Borja Cobeaga) que los "Ocho Apellidos Vascos". Posiblemente se deba a que nunca he apreciado a Dani Rovira como producto televisivo. Nunca me ha gustado y su "aprovechamiento" del deje andaluz para hacer gracia, además de su exagerado manierismo, nunca me han hecho mucha gracia. Puede que como monologuista le haya visto alguna que otra cosa buena, pero sus apariciones en programas de televisión como presentador o colaborador nunca me han hecho especial gracia. Y después está Clara Lago, que está muy "plana" en la película, posiblemente el personaje menos destacado de los cuatro. Además que aunque ahora llenen "las revistas de papel couché" con un supuesto romance, la verdad es que en la película ese romance no tiene nada de chispa. No creo que el problema caiga en los chistes sobre vascos o andaluces, no pasa por los estereotipos el hecho de que "Ocho Apellidos Vascos" no me haya gustado. No soy de los que se "ofende" con este tipo de humor, que se ríe de las diferencias culturales o usa inclusive expresiones que rozan el racismo. Me he reído mucho con personajes como Mauricio Colmenero ("Aida") o Antonio Recio "El Pescadero" ("Aquí no hay quién viva") y eso que muchas veces sobrepasan los límites de lo "políticamente correcto" y la mayoría de veces es en contra de "panchitos" (los latinoamericanos), por lo que me podría sentir "ofendido". No es así, soy de los que también me río de esas cosas, sin darle mayor importancia y puede que ese sea un error que todos cometamos, dejando que genere otras vías de "racismo". Pero bueno, el caso es que no puedo decir que no me haya gustado "Ocho Apellidos Vascos" por que haga chistes de los estereotipos de los vascos (principalmente) o de los andaluces, pero de ahí a decir que es una película "valiente", me parece una auténtica chorrada. Si valiente es repetir el chiste sobre cómo se cortan el pelo y el flequillo las vascas, entonces yo no sé es la "valentía". He visto película mucho más valientes que "Ocho Apellidos Vascos" que el público no le ha hecho ni puto caso, así que no creo que tampoco sea esa la razón de su gran éxito comercial.


Lo que me pasa con "Ocho Apellidos Vascos" es que la encuentro una película hecha con muy poca "pasión" cinematográfica y sí con mucha "vocación" televisiva. Con una hora y media de duración es como si vieras un capitulo de "La que se avecina" (que más o menos eso duran) y la trama es tan sencilla, con enredos que se van desenvolviendo con "gags". El inicio en un bar de Sevilla es de lo más atropellado que haya visto en siglos y además poco creíble, pero dejémoslo que en una comedia todo vale para hacer reír, pero la verdad es que ese comienzo no tiene nada de gracia. Del personaje de Dani Rovira, me dio la impresión de que querían a Paco León, ya que tiene muchas cosas parecidas al Luisma de "Aida". Tan sólo Karra Elejalde logra dar una actuación digna y es con él en escena en las que "Ocho Apellidos Vascos" logra sus mejores momentos. Eso sí, también me pareció que en alguna que otra ocasión tiende incluso a exagerar su propio acento vasco, pero sin duda deja claro quién de verdad es un gran actor y quién es más un producto comercial que otra cosa. Carmen Machi (la "Aida" que le dio fama) es también una gran actriz y mantiene el tipo, pero está por debajo de lo que de verdad puede dar. No quiero ni hablar de los dos amigos sevillanos del protagonistas, que está bien que sean secundarios, pero vamos, son malos de cojones y no tienen tampoco ni pizca de gracia.


En definitiva, que aunque puedo entender el éxito a nivel taquillero en los cines de España de "Ocho Apellidos Vascos" (como también sucedió en Francia con "Bienvenidos al Norte" o en Italia cono "Bienvenidos al Sur" pero con una gran diferencia argumental, aunque todas juegan con los estereotipos entre los habitantes y las costumbres de los del sur y el norte de un país), lo que no puedo decir es que ese éxito sea sinónimo de una buena película. Reconozco que me gusta "Aida" o "La que se avecina" (aunque no los veo religiosamente), pero no pagaría por ir a ver un capitulo de estas series en el cine. Además de que me he reído mucho más y me parecen mucho mejor los programas de "Vaya Semanita" que la película. Así que no creo que sea una cuestión de que no entienda el "humor vasco". Me alegro por el éxito en taquilla, que bastante necesario es, pero ya no me alegra tanto el saber que ya preparan un "Ocho Apellidos Catalanes". Es un producto  puramente comercial y eso no está mal, además su beneficio le han sacado, pero se nota que el director Martínez-Lázaro no le puso demasiada "pasión", se ve y se siente "artificial". No me ha gustado "Ocho Apellidos Vascos", he de reconocerlo, aunque me haya logrado sacar un par de carcajadas. Al final la película me ha parecido tan curte como la canción de los créditos finales, en dónde mezclan a una vasca como Leire Martínez (La Oreja de Van Gogh) con el andaluz David DeMaría (todo my comercial), que da risa más por la vergüenza ajena, pero no deja de ser "vomitiva". La mezcla de "vascos" con "andaluces" no funciona con "Ocho Apellidos Vascos", por mucho que declaren que "Euskadi tiene un color especial" al más puro estilo de Los del Río, a mi no me terminó convenciendo. Creo que el cine español tiene muchas mejores películas que merecerían mejor suerte que "Ocho Apellidos Vascos", pero a final de cuentas el público es soberano y es el que decide que quiere ver, ya sea en el cine o en la televisión. Así que tendremos "Ocho Apellidos..." para rato. Por cierto, la comedia española en el cine va en picado... o será que yo he perdido el sentido del humor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario